Archivo de la etiqueta: sueños

Se mira y se toca

En los dibujos de cada día
se pintan las miradas invisibles,
las que nos hacemos,
las que tiemblan
y perturban;
soñamos.

Soñamos
cada noche
con el roce
de nuestros cuerpos enredados,
mil minutos de caricias interminables
dejando la mirada con los sueños.

iñaki navarlaz rodríguez

A la contra

Imagen: https://pixabay.com/es/photos/mujer-perfil-negro-blanco-y-negro-1151562/

Me equivoco

Busco siempre principios que no tienen atardeceres,
esos que nunca pierden los segundos en adornarse,
y me equivoco.

Ya no quiero principios, deseo mientras tantos,
esos que me sueltan y no me pierdo,
y me equivoco.

Encuentro para mí los finales en el descanso de los sueños,
esos que siempre terminan con la mirada en el día,
y me equivoco.

Y la vida huye despavorida al encuentro de las palabras,
a abrazarse en cada baile que nos muestra,
a tocarnos la piel en cada milímetro,
a meternos en la boca para que nos coma…

Y la vida huye, y nosotros con ella…

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Mis espadas

En el camino recojo mis espadas,
las guardo bajo la manta
que cubre mis sueños.
Un día saldrán
sin destino,
dispuestas.

Dispuestas
a cortar
las raíces infinitas
que sujetan las sombras
que oscurecen los verbos indispuestos
que me acercan a la vida.

iñaki navarlaz rodríguez

A la contra

*Imagen https://pixabay.com/es/users/fonok-12260375/

Luna que despierta

En esa luna eclipsada duermen las esperanzas,

las que tenemos y las que olvidamos,

las que rompimos y las que construiremos,

en esa luna eclipsada despiertan los sueños.

iñaki navarlaz rodríguez

Micropoemas de la tierra

*Imagen https://www.lavanguardia.com/ciencia/20190716/463517836662/eclipse-luna-espana-horario.html

eclipselunar-lavanguardia
Eclipse lunar de ayer martes (Leonardo Rubilar/agencia Uno/dpa / EP)

En sueños – Blog El tintero

En sueños me veo
y nadie me ve,
grande mi pecho,
que tan sólo yo puedo tener…

El tintero

Homenaje a “La lluvia” Borges,
siguiendo una pauta rilkiana.

Guardo en el pecho un niño abandonado
asomado a una tarde silenciosa,
una infantil mirada temblorosa
tras un cristal de lluvia que he ocultado.

Escribo cuanto él nunca ha llorado,
es el silencio de su voz lluviosa
una cronología misteriosa
en la que las palabras no han entrado.

Me habita el corazón y sus eriales,
vive acodado a los barandales
de mi existencia suya prisionera,

que de tanto esperar no espera nada,
mas sé que sueña cada madrugada
y que en sueños espera aunque no quiera.

2018-01-22-PHOTO-00000347

Ver la entrada original

Todos los días

Y en el amanecer está el despertador y las arrugas
que en tu cara se marcan como los sueños de la noche,
la primera mirada nublada y temblorosa
que justo ve las sombras de la mañana,
y calzar el suelo con unos pies inestables
como el temprano despertar del día.

En la mañana está el correr y tragar la tostada
en busca de las puertas de la escuela,
luego, más cuevas se abren mostrando sus piernas,
palabras de arriba y de abajo que acosan el alma,
tiempo perdido e idiota, sólo por monedas,
para que mañana tengas bocadillo y manta.

Por la tarde el ensueño te agarra un poco,
te deja entre babillas y dibujos,
te marca el tiempo que te queda,
el que volverás a correr con la boca llena de merienda,
abrir otras puertas, cerrarlas, para crear personitas
que repitan en los siglos nuestras pesadillas.

Al anochecer con suerte y si no pasa el cansancio
a rendir cuentas del correr y las puertas,
te acurrucas en desnudez un ratito a tocar las arrugas,
a besar los sudores del día, a amar para saber a mar,
y así, cuando la noche roce la vida
tan solo poder soñar despacio, que mañana llega otro día.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

*Imagen de Pexels

23-06-2018

“Huellas”

Caen las pesadas hojas del otoño
como las huellas de la guerra,
y esperando en un cajón
se esconden esos sueños perdidos que
mientras se fuman la noche hacen que
los segundos se disfracen de siglos.

Y siguen lloviendo balas
con los labios pintados de sangre.

Y sus besos atraviesan los corazones enamorados
como la respiración las palabras.

Vuelan las frágiles miradas a ninguna parte
como las huellas de la muerte,
mientras, al otro lado de la nada
flotan en un estanque de vísceras
los esquivos rayos de un sol que
se vestirá de eclipse.

Y seguirán las balas respirando
entre las palabras que ya no se dirán…

iñaki navarlaz rodríguez

“Manifiesto”

Fotografía: Playa de las Catedrales (Ribadeo-Lugo) – verano de 2017