Flores en las cunetas

Me arrebataron hasta las mentiras
que me traían los recuerdos de todos
los días cuando siempre era primavera.

Nos dejaron las cunetas bien repletas
de los huesos y las sonrisas que
perdimos cuando salieron de caza.

Te tumbaron sobre el infierno
para que tuvieras devorándote al fuego,
para que al morir no quedarán ni los sueños.

Le pusieron en la cruz del pensamiento
las palabras que contaban su vida,
le trocearon la mirada y su cuerpo.

Nos dejaron las cunetas bien repletas,
pero nacerán todas las flores
de los corazones y las tormentas,
volveremos a sentir que siempre es primavera.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

Imagen https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/2019/12/07/monumento-para-los-fusilados-del-franquismo-en-madrid-ya

#LasNoticiasQueNoLeemos “Billy el Niño cobra un plus por una condecoración otorgada por torturar”

Las viejas guadañas siguen guardando sus afiladas garras

en espera a que regresen tiempos de sangre no olvidados,

que su recuerdo se convierta en pesadilla de nuevo,

que las vidas se encuentren ahogadas en mares infinitos.

inr.

José Antonio González Pacheco percibe un 15% más de pensión por la medalla al Mérito Policial que recibió en 1977

11/05/2018 Noticias de Navarra / Fotografía de Efe

José Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, disfruta de un plus del 15% en su pensión vitalicia por haber sido condecorado como policía. Así lo confirmó ayer el Ministerio del Interior tras recibir una petición de información de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que admite que el exinspector de la Brigada Político Social franquista percibe dicho aumento en virtud de haber recibido la medalla de plata al Mérito Policial de en 1977…

…Ante el controvertido pasado de Billy el Niño, la ARMH ha solicitado al Gobierno la retirada de la recompensa económica de la que disfruta el exinspector, la cual fue hecha pública por primera vez en el Boletín Oficial del Estado de 1 de julio de 1977, donde se aprobó que “el inspector de 1ª recibiera dicha condecoración en atención a los méritos concurridos”. La orden estaba firmada por el entonces ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín Villa…

…Según la ARMH, Billy el Niño perpetró “incontables delitos contra las libertades como miembro de la policía política franquista” y, por ende, su reconocimiento “atenta contra los derechos humanos y la protección a las víctimas que sufrieron la represión de la dictadura”.

Asimismo, la asociación incide en la fecha de concesión real de la medalla: el 13 de junio de 1977, “dos días antes de las elecciones para constituir un nuevo Parlamento, el primero elegido democráticamente tras la Guerra Civil”…

…Tristán Meyer, hijo de dos presos que señalaron a Billy el Niño como su torturador, contó ayer en su cuenta personal de Twitter cómo sus progenitores le relataron los abusos físicos que sufrieron con todo lujo de detalles. En el caso de su padre, el exeurodiputado Willy Meyer, el condecorado policía le puso una pistola en el pecho y disparó sin bala…

-Enlace a noticia completa

Corazones acorralados

En esas democracias de cunetas
olvidadas y no levantadas,
el rencor fluye
en velocidad
enfermiza.

Enferman
los corazones
que humillados descansan,
perturbados por el odio
de los que siguen acorralándolos.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

“A la contra”

Imagen en http://www.historiasdelahistoria.com

 

El hombre de la caja

En las rodillas de aquel niño se guardan
los secretos raspados por la madera del suelo,
la mirada que al frente y levantada
acompañaba a las palabras que gritaban
contra aquel hombre que viajaba en la caja,
la muerte de la dictadura entraba en todas las casas.

Las calles que estaban despiertas se mostraban
vacías de vida y balonazos prisioneros,
los juegos habían dejado paso a la tristeza,
también a una alegría contenida a la vista,
que en los rincones de las habitaciones humanas
se convertía en vinos y panes, en libertad.

Las rodillas que seguían arañadas y clavadas
ante las imágenes en blanco y negro de la muerte,
viajaban por los pasillos de la casa impacientes,
en continua protesta porque no entendían que
el hombre de la caja importaba más que sus dibujos,
que la muerte ese día, podía con la fantasía.

La televisión siguió gobernada por las sombras
hasta que un día la fantasía se asomó vergonzosa,
como pidiendo un permiso que había perdido,
entonces, las rodillas volvieron a clavarse en el suelo
con la mirada al frente y levantada, dando paso
al caminar desencadenado de la vida, y de la fantasía.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

“Recuerdos de lo cotidiano”


Imagen de El Español