A veces el amor

A veces el amor se escribe en silencio,
como escondido en las huellas que
no hacemos en el camino;
a veces, lo dejamos huir
hacia los horizontes infinitos
queriéndolo guardar en esos sueños que
sólo tenemos cuando estamos despiertos,
para que nunca se pierda,
encerrado en la hucha de los sentimientos.

Y un día, se abre la jaula y,
empieza a volar con esa inercia que
nos atrapa y arrasa,
aflora con la primavera guerrera,
arremete contra nuestro corazón helado y
lo convierte en mil terremotos que
destruyen los aceros que nos sujetan;
volvemos a la vida tan rápido que,
ya no queremos guardarlo jamás.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Imagen https://pixabay.com/es/photos/fuego-carbono-carb%C3%B3n-caliente-2204171/

Sin hojas en el calendario

Se derrumban los mitos mientras
la vida avanza inexorable
hacia su final,
ya no duermen ni los sueños que
antes cabalgaban inocentes,
el reloj marca que ya no queda tiempo.

Y arremetemos contra el pasado
buscando respuestas en el presente,
y en el futuro, apenas poco,
haremos lo que nunca pensamos,
¡morir!
Tan despacio que aún seguimos vivos.

Y marcaremos nuestros pasos
en una nueva primavera,
pero es otoño,
y hasta las hojas nos devuelven
el calendario, ese que revuelto
nos seguirá confundiendo.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Imagen https://pixabay.com/es/photos/enero-calendario-mes-a%C3%B1o-d%C3%ADa-2290045/

Lágrimas

Quedaron los vuelos vacíos del alma
engalanados con florecillas de invierno,
quedaron las pisadas solitarias que
jamás encontraron los horizontes.

Salió el sol para nada,
para iluminar a las sombras
que todo lo podían, inmensas,
y se derritió el amor descompensado.

También, se dejó caer la primavera
por los tentáculos de la vida,
que pesadamente deslizaba su historia
hacia un cementerio artrítico.

Quedaron los besos tan lejos que
las manos amasaron todas las arrugas que
el corazón bombea todavía,
y se vinieron las lágrimas enmudecidas.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Imagen https://pixabay.com/es/photos/fondo-textura-la-sequ%C3%ADa-4665143/

Pero no se detiene

A veces el amor grita
mientras se ahoga debajo del agua,
se hunde en los silencios, tan solo,
que no se encuentra ni en el infierno.

El camino se va olvidando tan despacio
que se pierde en mil laberintos extraños,
donde el frío se adueña de los veranos,
donde los cuerpos se balancean ahorcados.

A veces el amor se encuentra
todas las piedras del destino,
pero no se detiene, avanza poderoso,
con la mirada puesta de caricias y besos.

El camino se va haciendo tan despacio que
ya no le importa por donde va,
él es el sentido de todo,
donde se amarran la vida y los deseos.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Imagen de <a href=”https://pixabay.com/es/users/susnpics-10235783/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=4649468″>Susanne Stöckli</a> en <a href=”https://pixabay.com/es/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=4649468″>Pixabay</a&gt;

El sitio de los recuerdos

Con los sentidos metidos
siempre
en una jaula,
caminamos con los pies
bien vestidos,
derretidos en el tiempo,
y
las verdades construidas
con armaduras
de barro.

Y ahí vamos,
alejados
de nosotros mismos,
mentiras
haciendo vida
y
tumbas vacías.

Olvidos ocupando el sitio de los recuerdos.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Imagen https://pixabay.com/es/photos/uro-carne-de-vacuno-granja-comer-4611732/

Las verdades, a veces

Las verdades a veces arrastran a la vida,
se la llevan como un río de lava.
Queremos que las mentiras las saquen a bailar,
y como dos hierros sean soldadas.

Seguro que no quieres mi verdad.
Lo que amas son mis mentiras,
que aparecen tan desnudas
que piensas que nunca se visten.

Yo no quiero tu verdad a solas.
Amo esas mentiras que cantas
cuando huimos a dormir,
a soñar que estamos en abrazo.

Las verdades, a veces.
A veces dejan al corazón desconchado,
como roto…
Que lo devuelvas a la mentira deseando.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Imagen https://pixabay.com/es/photos/tokio-jap%C3%B3n-viaje-ciudad-japon%C3%A9s-4436914/ -editada

He desnudado mis pies

He desnudado mis pies,
y los he puesto en el camino.
Dispuestos a dejar huellas desordenadas,
a retar a mi vida conmigo mismo.

Los horizontes vienen y van.
Como si la primavera bailara sola,
sin otoños ni flores.
Con tanta libertad que no pueden descansar.

He desnudado mis pies.
Porque los zapatos morirán
sin recordar sus pisadas.
Sólo necesitaré uñas y carne para vivir.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Imagen https://pixabay.com/es/photos/pies-arena-mar-verano-u%C3%B1as-de-gel-195061/