Me equivoco

Busco siempre principios que no tienen atardeceres,
esos que nunca pierden los segundos en adornarse,
y me equivoco.

Ya no quiero principios, deseo mientras tantos,
esos que me sueltan y no me pierdo,
y me equivoco.

Encuentro para mí los finales en el descanso de los sueños,
esos que siempre terminan con la mirada en el día,
y me equivoco.

Y la vida huye despavorida al encuentro de las palabras,
a abrazarse en cada baile que nos muestra,
a tocarnos la piel en cada milímetro,
a meternos en la boca para que nos coma…

Y la vida huye, y nosotros con ella…

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

Anuncios

Dragones para vivir

Esta noche dejaré que duerman
mis dragones junto a mi alma,
dejaré que la devoren y la deshuesen,
me tumbaré para soñar que despierto.

Y despertaré entre las cenizas
que deje el tiempo malgastado,
cruzaré el fuego para que me recomponga,
a veces la ruta la tenemos en la mirada.

Y aprenderé a mirar aquí cerca y allá lejos,
hundiré mis pupilas en los horizontes
y en los poros que recorren la piel,
sanaré la vida y los besos de todos los días.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/es/users/kellepics-4893063/

Espero

Tengo barcos y cocodrilos en el corazón,
también sueños y despertador,
tantas cosas y tan pequeñas que ni espacio
me dejan para guardar las sombras…

Y desaparezco.

También escondo mucho ruido dentro del silencio,
desacuerdos y firmas en contratos basura,
tengo la cama con las sábanas oxidadas,
el cielo en el espejo empañado…

Y huyo.

Tengo espadas y filetes en la boca,
el olvido bien presente,
también caricias esperando en fila,
demasiada música cuando no se tiene oído…

Y me siento.

Espero.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/es/users/michaelgaida-652234/

Porque no sé hacer otra cosa

Hay viejos demonios apretando el paso
en las calles que transito todos los días,
sombras ancianas con sabor a miel de ayer que
palpitan en mi corazón como tambores de guerra.

Desciendo en cada tormenta a la tierra que me engulle,
braceo contracorriente en modo infinito,
ya no me trago ni mis propias palabras,
me relamo las heridas con la saliva que me sobra.

Ayer fue un gran día, todo murió, despacio,
y de los mares volvieron los krakens de mis universos
a fondear en todos los horizontes que veré mañana…
Y seguiré caminando porque no sé hacer otra cosa.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/es/users/free-photos-242387/

A zancadas nos comemos la vida

En las zancadas de cada día
se esconden sombras y luces.
Sombras como murallas de azufre que
en las venas se convierten en muerte.
Luces como la primavera de las flores que
en las venas se hacen corazón.

Todo ocurre y todo pasa,
en velocidad,
sin descanso,
entre luces y sombras,
transcurriendo,
sucediendo,
y ya no hay freno, todo continua.

En las huellas de cada día están
el pasado y el futuro,
el tiempo ya no tiene presente,
todo cambia y nada permanece.
Sólo vemos los selfies del pasado
mientras la mirada se va hacia el horizonte.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/es/users/ddouk-607002/

Con la luna en las manos

Me has dejado la luna en las manos
y te has marchado mirando al vacío,
así los mares se han retirado de las playas
ahogando a la tierra que ya sólo se derrite
mostrando mi piel desnuda al frío,
roto en mil pedazos imposibles.

En tu nuevo caminar
las huellas se van borrando,
desapareces como el aliento de los muertos,
eres el olvido que ni quiero recordar,
sólo la luna, la que juega en mis manos,
es la que se quiere quedar.

En mi estrenado caminar
las huellas se van construyendo,
se levantan las montañas y la mirada,
me pongo en modo siempre pa’lante
con la luna entre mis manos,
y una idea, continuar siempre.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/185053-185053/

Heridas

Hay heridas que no sangran,
son de esas que se pasean en la sombra,
que cogen el corazón y lo tiran al vacío
mientras seguimos dando pasos entre las rocas.

Y la vida continua marcando su tiempo,
ese que no nos tiende ni siquiera su mano,
que nos hace creer que somos más sabios
pero sin darnos cuenta sólo nos hacemos más ancianos.

Hay heridas que se disfrazan de risa,
son de esas que se pasean por la discoteca,
que encogen las miradas
mientras nos perdemos buscando las recetas.

Y la vida va terminando,
y algunas de sus heridas ahora sangran,
eso que nos gustaría que fuera miel
son tan sólo los minutos que se nos atragantan.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/alexas_fotos-686414/ -editada

Sólo sábanas revueltas

En la tenue noche de sábanas revueltas,
brotan pequeñas lágrimas de azúcar,
que robadas de la mañana más feroz
nos arrugan el pecho a dentelladas.

Corren las palabras por el día inexplorado
buscando sombras en retiro,
caricias que ni dichas ni bebidas
la mirada devuelven y nos retan.

Entonces se levanta la tarde
en busca de la magia y el olvido,
nos agarra las manos confundidas
y nos deja en las sábanas de vuelta.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/somo_photography-1792988/ -editada

Caminos en olvido

En desechos de miradas furtivas
fluyen los caminos en olvido,
agarrados a las vísceras de los sentidos,
arrugados en los valles de las tripas.

Y en ese instante ya perdido
se caen las caricias de las manos,
apartadas de las palabras que nos tragamos,
despegadas de los besos que no decimos.

Entonces volvemos a nuestro nido,
a que nos cosan el pecho enfermo,
que nos levanten y dejen el corazón yermo,
preparado para volver al camino en olvido.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/jarmoluk-143740/ -editada

En las pisadas…

En las pisadas del horizonte se dibujan
las rocas inquebrantables del corazón,
que se relame las heridas infectas,
dejando caer de entre los dedos
las manos que agarran a la respiración
en los momentos de mayor emoción.

Y es allí,
donde no sabemos estar con la libertad,
cuando nos cogemos del pecho con las uñas
y lo desgarramos para dejarlo caer al infinito
con la sonrisa disfrazada de lágrima…
Y volver a empezar.

En las pisadas…

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/skitterphoto-324082/