Archivo de la etiqueta: desamor

Adiós para siempre

Se han deshecho las palabras en mil infiernos,
se han roto las pinzas de la ropa tendida,
somos olvido en todos los tiempos,
nos hemos despegado como el marcapáginas de nuestra vida.

Ahora buscamos soles en aquellos encuentros,
escarbamos en los siglos para desenterrar segundos,
esos que saben a dulce en las lenguas arrasadas,
demasiado tarde para recordar lo que olvidamos.

Mañana nos besaremos a toda velocidad,
dejaremos pasar las lágrimas por la mirada,
pensaremos que sentimos no sentir lo que pensamos,
el adiós para siempre será nuestra mejor versión de los acontecimientos.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen: https://pixabay.com/es/photos/teclado-negro-bot%C3%B3n-el-fin-adi%C3%B3s-2553530/

Con la luna en las manos

Me has dejado la luna en las manos
y te has marchado mirando al vacío,
así los mares se han retirado de las playas
ahogando a la tierra que ya sólo se derrite
mostrando mi piel desnuda al frío,
roto en mil pedazos imposibles.

En tu nuevo caminar
las huellas se van borrando,
desapareces como el aliento de los muertos,
eres el olvido que ni quiero recordar,
sólo la luna, la que juega en mis manos,
es la que se quiere quedar.

En mi estrenado caminar
las huellas se van construyendo,
se levantan las montañas y la mirada,
me pongo en modo siempre pa’lante
con la luna entre mis manos,
y una idea, continuar siempre.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/185053-185053/

Mil veces

Me rozaste la vida mil veces
pero siempre te equivocabas,
temías abandonar tus pisadas
para en el camino olvidarlas.

Y así huiste mil veces
para regresar otras tantas,
dejando tus huellas tan lejanas
que la vida que pensaste ya no era tuya.

Y yo te quise mil veces
y te dejé volver otras tantas,
y te vi marchar esas mismas
hasta que mis ojos dejaron de mirar.

Me rozaste la vida mil veces
pero siempre me equivocaba,
temía encontrar mis pisadas
para que otro camino tomaran.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen https://pixabay.com/users/snapwiresnaps-692569/

Despegados

Siempre te esfumas cuando mis tripas
se revuelven hacia el corazón,
que encarcelado en sus recuerdos
ya sólo vomita miedos y dudas.
Muchas.

Allí,
recordamos los charcos y sus reflejos
en las noches por las que caían
las estrellas como cascadas de lágrimas,
abandonadas en la suerte de las entrañas.

Y ya sin ráfagas de caricias
nos encerramos en las sombras
que nos despiertan los juegos perdidos,
aquellos besos hechos trizas,
como desprendidos de las miradas que no acechan.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/free-photos-242387/

Alejados

Empieza mi cerebro a bombear
ruidos de sentimientos lejanos,
de las vísceras corriendo por la sangre
como el lobo mordiendo a su presa.

El corazón que sólo se duerme
entre vientos y mareas,
lucha con armas de plastilina,
roto en caminos desandados.

La vida entonces se come
las palabras siempre entredichas,
y siempre enmudecidas,
como distraídas de su lengua.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen de https://pixabay.com/users/free-photos-242387/

El tren sin estación

Adiós beso pasajero,

capaz de huir del aire
sin mojarte con la lluvia
que quiso caer ayer.

Adiós beso viajero,

que me hiciste recordar el olvido
y me diste muerte.

Adiós beso extranjero,

que jamás te enamoré.

iñaki navarlaz rodríguez

Puertas de metal

*Imagen de PublicDomainPictures

Dimito

Dimito.

Dimito porque de tu corazón
tan solo veo las arañas,
ésas que salen en cacería de serpientes;
y dimito, ¡sí!
una y mil veces sin devolver la mirada,
ni las caricias.
Ya no necesito de tus luciérnagas
para poder hacer el camino,
ése que encendía mis huracanes;
y dimito, ¡porque sí!
porque hoy tengo mis arañas preparadas
para devorar a tus luciérnagas.

Y tejer mi propio destino.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de bella67