‘Gelatina Dura’: La transición en 200 obras

La muestra se enmarca dentro del proyecto ‘Hiriartea’
Pamplona será la segunda ciudad tras Barcelona donde se podrá visitar la exposición, que permanecerá abierta hasta el 24 de junio

20/03/2018 Efe – Noticias de Navarra

La Ciudadela ha acogido hoy la inauguración de la exposición ‘Gelatina Dura’, una muestra impulsada por el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) que aborda el relato de la transición y de los años 80 a través de más de 200 obras de 59 artistas.

En conferencia de prensa, la edil de Cultura del Ayuntamiento de Pamplona, Maider Beloki, ha recordado que la muestra se enmarca dentro del proyecto ‘Hiriartea’, que pretende crear un espacio de cultura contemporánea en el parque de Ciudadela.

Pamplona será la segunda ciudad tras Barcelona donde se podrá visitar la exposición, que permanecerá abierta hasta el 24 de junio, y en la que se han incluido obras de artistas locales como Joaquín Resano, Pedro Osés y Xabier Morrás.

También se han añadido a la muestra los documentales ‘Montejurra 1976’, de Carlos Estévez, ‘Sanfermines 78’, de Juan Gautier y José Ángel Jiménez, y ‘Frontón. El hombre navarro va a la luna’, de Marcel-lí Antúnez, así como fotografías del Segundo Ensanche y pegatinas.

El director del MACBA, Ferran Barenblit, ha indicado que ‘Gelatina Dura’, que comprende el periodo de tiempo de 1972 a 1992, se ha desarrollado dentro de la red de museos L’Internationale, un conjunto de museos europeos que tratan de revisar los años 80 en sus respectivos países.

Al respecto, ha aseverado que a la transición en España “nadie le niega sus grandes logros” y que uno de los “más destacables” fue que al final del citado periodo, en 1992, fue “hacernos pensar que aquello que obtuvimos, lo que teníamos entonces, era lo que estaba planificado desde su inicio”.

Por tanto, ha dicho que la muestra “como mínimo cuestiona esa idea, la que decía que, a la muerte de Franco, España tenía muy claro que se debía convertir en una democracia, una monarquía parlamentaria, integrada en la Unión Europea”.

No obstante, ha recalcado que en 1975 “había muchos otros planes”, como los que abogaban por un continuismo de la dictadura o los que buscaban un cambio mucho más radical.

El arte y la cultura fue el lugar donde se reflexionó una buena parte de esta situación, ha comentado Barenblit, para añadir que estas disciplinas desarrollaron discursos que planteaban desconfianzas claras a cómo se desarrollaba ese momento de la transición.

De esta forma, la muestra, que se compone de películas, documentales, programas de televisión, revistas o cómics, se distribuye en siete posible relatos.

Los relatos abordan temáticas como el olvido del pasado reciente, la desarticulación de los movimientos obreros a la reconversión industrial o el paso de los grupos autónomos a la institucionalización democrática.

Por su parte, la comisaria de la exposición, Teresa Grandas, ha explicado que se trata de un proyecto que habla de “de la contracultura entendida como un relato que discute la hegemonía cultural, artística, política, social y económica”.

Grandas ha sostenido que la muestra quiere “abrir debates, generar preguntas, no pretende generar otro relato u otra visión de la transición”, sino “entender que hay otras maneras de entender las historias, no hay una única”.

En cualquier caso, ha destacado la idea de “polifonía” en el sentido de los relatos que “quedan por hacer y las preguntas que quedan por formular”.


Enlace a noticia

Imagen de la exposición

La faceta más “radical” del fotógrafo Paco Gómez se exhibe en Barcelona

Compuesto por cerca más de 24.000 negativos

19/03/2018 Efe – Diario de Noticias

La exposición “Archivo Paco Gómez. El instante poético y la imagen arquitectónica” aterriza en Barcelona de la mano de la Fundación Foto Colectania, con un conjunto de 150 fotografías que revelan la faceta más “radical y alejada del canon” de este fotógrafo, poco conocida hasta ahora.

La muestra, que se inaugura el próximo miércoles 21 de marzo y ha sido comisariada por Alberto Martín, revisa cuatro décadas de la trayectoria de Gómez, ofreciendo una “visión completa y contextualizada de uno de los fotógrafos españoles más importantes del siglo XX”, ha explicado hoy en su presentación el consejero de cultura del Ayuntamiento de Madrid, Jaime Miguel de los Santos, que ha producido la exposición en colaboración con Foto Colectania.

Durante años, la fama de Francisco Gómez (Pamplona, 1918 – Madrid, 1998) se ha limitado a la primera fase de su producción, de finales de los años 50 y principios de los 60, que ha sido expuesta en múltiples ocasiones y supone su faceta más políticamente correcta o adscrita a los “cánones” del momento.

En este sentido, la exposición supera esta época de “autolimitación” y apuesta por “recontextualizar” el canon, según ha indicado Martín, y “hacerlo dialogar con las otras líneas de trabajo del autor”.

Aun así, la muestra empieza con algunas imágenes de esos primeros pasos, que corresponden a sus exposiciones en la madrileña Sala Abril, en 1957, en la embajada española de París en 1959 y en la Sala Darro, en 1960, además de su trabajo como miembro fundador del grupo La Palangana y de la Escuela de Madrid, consagrados a “airear e impulsar el medio fotográfico” en nuestro país.

El punto fuerte de la exposición es, sin embargo, su trabajo más desconocido y más “radical”, que desarrolló durante los años 60 y 70, tras alejarse de los circuitos públicos de fotografía y exponer cada vez menos, ha explicado el comisario.

El público podrá ver la producción del autor centrada en la “abstracción formal”, que caracterizó sus primeras colaboraciones en la revista cultural Arquitectura, donde Gómez apostó por el “aumento de zoom” y el acercamiento a objetos como muros, medianeras o grietas, dando prioridad a la “textura y la materialidad” por encima de la forma.

Asimismo, la exposición documenta su entrada definitiva en la fotografía de arquitectura, durante los 15 años de trabajo en esta revista, donde se hace evidente su preferencia por la corriente del “brutalismo”, que dejaba al descubierto la estructura interior de los edificios, dando lugar a construcciones “muy orgánicas”.

Las fotografías muestran, según Martín, el respeto del autor por los “tipos arquitectónicos”, con acercamientos “adecuados” y distintos para una iglesia, un espacio empresarial o una vivienda unifamiliar, así como el uso metafórico de algunas escenas muy simples.

Para el comisario, Francisco Gómez “huía de la las simetrías y los sentidos de fondo” en las imágenes y prefería “romper el plano, con líneas oblicuas e inclinadas”, además de jugar con la luz, como “creadora del espacio arquitectónico”.

La exposición incluye, igualmente, sus imágenes relacionadas con la sociología y el urbanismo, donde el fotógrafo, a demanda de la revista, se dedicó a la “práctica documental urbana”, retratando, con una mirada “indistinta” y desprejuiciada, el “flujo de lo cotidiano, lo ordinario no jerarquizado”.

Atraviesa toda la muestra el interés de Gómez por la periferia, un “mundo de nadie y de nada” donde comienza la “transformación arquitectónica” de la ciudad de Madrid, así como por las migraciones y el reparto poblacional que dio lugar a nuevos espacios en la capital.

Todas las imágenes de la exposición corresponden al archivo completo de la obra de Gómez, compuesto por cerca más de 24.000 negativos y un total de 1000 copias, que los herederos del fotógrafo cedieron a la Fundación Foto Colectania en 2001.


Enlace a noticia

Imagen de Efe/Enric Fontcuberta