Flores en las cunetas

Me arrebataron hasta las mentiras
que me traían los recuerdos de todos
los días cuando siempre era primavera.

Nos dejaron las cunetas bien repletas
de los huesos y las sonrisas que
perdimos cuando salieron de caza.

Te tumbaron sobre el infierno
para que tuvieras devorándote al fuego,
para que al morir no quedarán ni los sueños.

Le pusieron en la cruz del pensamiento
las palabras que contaban su vida,
le trocearon la mirada y su cuerpo.

Nos dejaron las cunetas bien repletas,
pero nacerán todas las flores
de los corazones y las tormentas,
volveremos a sentir que siempre es primavera.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

Imagen https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/2019/12/07/monumento-para-los-fusilados-del-franquismo-en-madrid-ya

8-3-73

Nací demasiado pronto,
en el día de las mujeres calladas,
cuando los bautizos eran decreto y
los ataúdes las calles gobernaban.

Eran días de pantalón corto y nieve,
orilleres para tapar las palabras,
monjas en las escuelas,
todo en blanco y negro, inexistente.

Llovía en otoño y nevaba en invierno,
paperas y rubeolas,
templaba la primavera, ardía el verano,
y los domingos; misa y merienda.

Nací demasiado pronto,
en el día de las mujeres guerreras,
y al morir el demonio
se hizo la primavera.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

Imagen https://www.flickr.com/photos/zaragozaantigua/32927132966

El homicidio de las libertades

A veces las calles arden
porque las palabras echaron gasolina,
se escondieron detrás de las tripas
enseñando sólo su saliva.
Escupidas.

A veces las manos son tijeras
que tejen los vestidos de la injusticia,
la que al final desnuda sus venganzas
enseñando sólo sus prisiones.
Enjauladas.

A veces los intereses nos pierden
porque el odio los alimenta,
se llena el corazón de carnes y sangre,
terminando solas.
Engañadas.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

Imagen https://pixabay.com/es/photos/trabajo-infantil-los-ni%C3%B1os-60556/

Vacíos

El bar vacío de sentimientos;
árboles interpretando a las mesas
y mentiras haciendo de árboles,
demasiada luz para ese apagar.

Una conversación en euskera,
otras dos en castellano,
se desenredan entre ellas;
sus espaldas parecen los muros del cementerio.

El director de orquesta pone las cañas,
las canta y las surte con la voz pequeña,
cejas grandes y tono grave,
pocos se atreven a entrar en el vacío.

El tiempo pasa y los muros no se mueven,
quietos, inmensos.
El bar vacío de sentimientos deja caer la persiana.
Mañana será el mismo día.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

Fotografía: https://pixabay.com/es/photos/restaurante-restaurante-ambiente-bar-826738/

Jaia – Fiesta

Hoy estoy en el infinito.

Buceando.

Braceando contracorriente.

Amando, bailando, riendo

en una mar blanco de alegría y alboroto,

¡y qué alboroto!

Todo el cielo que me rodea es rojo,

es fiesta,

es…

Es Pamplona-Iruña y se para el mundo.

2020 empieza el 15 de julio.

iñaki navarlaz rodríguez

*Cuando se publique este texto estaré en el infinito, ¡feliz año nuevo!

Recuerdos de lo cotidiano

*Imagen de https://www.eldiario.es/norte/navarra/alcalde-Sanfermines-idiomas_0_915158839.html

Mi vida por un dedo

Amanece temprano en la cárcel de las nubes.
Las cadenas siguen golpeando nuestro tiempo
al ritmo que marca la vida virtual dónde
la selva es un 3D que se muestra en las sombras.

Rotos en los pedazos que tienen nuestras baterías
nos recomponemos cada noche para navegar el mundo
que nos propone ser los reyes del mambo,
entre gatos, muros y selfies que nos entierran.

Y la vida de verdad pasa más veloz e inadvertida,
ha perdido su poder de seducirnos el corazón y el pensamiento.
Ya sólo necesitamos tener las neuronas atontadas, ¡y un dedo!
lo demás nos sobra porque creemos tenerlo todo.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

*Imagen de https://pixabay.com/es/users/geralt-9301/ -editada

Sin vivir

Cómo odiamos lo que otros tienen
y nosotros ni siquiera tocamos,
cómo nos perdemos en envidias
y en regalos que queremos hacer y no hacemos.

La vida perdemos en absurdos,
buscando la isla del tesoro
sólo atrapamos una isla desierta,
sólo conseguimos ser náufragos.

Cómo nos destruimos despacio,
con la bilis sembrada en la primavera,
cómo nos morimos rápidamente,
sólo excremento recogemos en el invierno.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

*Imagen https://pixabay.com/es/users/lukaszdylka-347100/