(Mi) deseo

Hoy por fin el deseo ha vencido al deber, ha abandonado al destino tomando el camino a desandar. Hoy la tormenta ha dejado caer sus primeras gotas imparables, ha desencajonado los truenos que rápidos arreciarán sin compasión. Hoy al fin sin deseo no quiero vivir, sólo pienso en mí porque sin mí jamás podría bailar…

A pecho descubierto

Se me abre el pecho al mundo como desterrado por las estrellas del mar, rugiendo en cada instante al vacío, al frío fugaz de mis latidos. Y me abro el corazón contra los muros que se levantan imponentes e inoportunos, contra las máscaras mudas e imposibles que se agolpan en mis lentos aullidos. Y sigo……

Liberado

El tiempo traspasa ya el atardecer de mis besos más falsos, derrumba las torres que mis lágrimas han levantado por encima de mi ser para que no pueda conjurar mi corazón con los abrazos que no he dado. O sí. El tiempo me ha mostrado la música que no he tocado, las palabras que no…

Llorando y preso

Con el bozal bien amarrado camino por el rumbo que marca mi existencia, que antes iluminado hoy me reta en medio de la oscuridad. Con la saliva bien reseca descubro los llantos que enmarcan mi caída, que antes apagados hoy brotan en fuente infinita. Y tal vez, sólo tal vez, me encuentre en el lugar…

Desencuentro

La vida transcurre pesada en cada segundo que nos asola, derriba en cada instante los muros que levantamos para frenarla, nos enseña en cada una de sus páginas el ya indómito pasado que nos regalaría el futuro. Y La muerte avanza hacia nuestros sueños ligera como una pluma desbordada por el viento, silenciosa como el…

Cuando me conozco

Cuando despierto los halcones de mi cerebro vomito horizontes inexplorados, saciados de miedo y esperanza. Cuando mi sombra huye de mis pies descalzo mi corazón aterido, enjaulado por el calor y el frío. Cuando arrebato de mis ojos la mirada derrumbo el muro de mi palabra, perdida en el miedo, helada en el calor, sedienta…

En la vida sin peso

Como un buitre desalado mis pestañas son peinadas por el tiempo que me sucede. Largo, ancho, desnudo, es el camino que mis pies deshacen cuando el tiempo pasa perenne entre mis dedos que tejen nudos. Y al fin. Como un nogal espanto de mis ramas el alimento que la tierra me da, para poder ser…