A zancadas nos comemos la vida

En las zancadas de cada día
se esconden sombras y luces.
Sombras como murallas de azufre que
en las venas se convierten en muerte.
Luces como la primavera de las flores que
en las venas se hacen corazón.

Todo ocurre y todo pasa,
en velocidad,
sin descanso,
entre luces y sombras,
transcurriendo,
sucediendo,
y ya no hay freno, todo continua.

En las huellas de cada día están
el pasado y el futuro,
el tiempo ya no tiene presente,
todo cambia y nada permanece.
Sólo vemos los selfies del pasado
mientras la mirada se va hacia el horizonte.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/es/users/ddouk-607002/

Anuncios

Con la luna en las manos

Me has dejado la luna en las manos
y te has marchado mirando al vacío,
así los mares se han retirado de las playas
ahogando a la tierra que ya sólo se derrite
mostrando mi piel desnuda al frío,
roto en mil pedazos imposibles.

En tu nuevo caminar
las huellas se van borrando,
desapareces como el aliento de los muertos,
eres el olvido que ni quiero recordar,
sólo la luna, la que juega en mis manos,
es la que se quiere quedar.

En mi estrenado caminar
las huellas se van construyendo,
se levantan las montañas y la mirada,
me pongo en modo siempre pa’lante
con la luna entre mis manos,
y una idea, continuar siempre.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/185053-185053/

Heridas

Hay heridas que no sangran,
son de esas que se pasean en la sombra,
que cogen el corazón y lo tiran al vacío
mientras seguimos dando pasos entre las rocas.

Y la vida continua marcando su tiempo,
ese que no nos tiende ni siquiera su mano,
que nos hace creer que somos más sabios
pero sin darnos cuenta sólo nos hacemos más ancianos.

Hay heridas que se disfrazan de risa,
son de esas que se pasean por la discoteca,
que encogen las miradas
mientras nos perdemos buscando las recetas.

Y la vida va terminando,
y algunas de sus heridas ahora sangran,
eso que nos gustaría que fuera miel
son tan sólo los minutos que se nos atragantan.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/alexas_fotos-686414/ -editada

Despegados

Siempre te esfumas cuando mis tripas
se revuelven hacia el corazón,
que encarcelado en sus recuerdos
ya sólo vomita miedos y dudas.
Muchas.

Allí,
recordamos los charcos y sus reflejos
en las noches por las que caían
las estrellas como cascadas de lágrimas,
abandonadas en la suerte de las entrañas.

Y ya sin ráfagas de caricias
nos encerramos en las sombras
que nos despiertan los juegos perdidos,
aquellos besos hechos trizas,
como desprendidos de las miradas que no acechan.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/free-photos-242387/

Sólo sábanas revueltas

En la tenue noche de sábanas revueltas,
brotan pequeñas lágrimas de azúcar,
que robadas de la mañana más feroz
nos arrugan el pecho a dentelladas.

Corren las palabras por el día inexplorado
buscando sombras en retiro,
caricias que ni dichas ni bebidas
la mirada devuelven y nos retan.

Entonces se levanta la tarde
en busca de la magia y el olvido,
nos agarra las manos confundidas
y nos deja en las sábanas de vuelta.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/somo_photography-1792988/ -editada

Caminos en olvido

En desechos de miradas furtivas
fluyen los caminos en olvido,
agarrados a las vísceras de los sentidos,
arrugados en los valles de las tripas.

Y en ese instante ya perdido
se caen las caricias de las manos,
apartadas de las palabras que nos tragamos,
despegadas de los besos que no decimos.

Entonces volvemos a nuestro nido,
a que nos cosan el pecho enfermo,
que nos levanten y dejen el corazón yermo,
preparado para volver al camino en olvido.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/jarmoluk-143740/ -editada

En las pisadas…

En las pisadas del horizonte se dibujan
las rocas inquebrantables del corazón,
que se relame las heridas infectas,
dejando caer de entre los dedos
las manos que agarran a la respiración
en los momentos de mayor emoción.

Y es allí,
donde no sabemos estar con la libertad,
cuando nos cogemos del pecho con las uñas
y lo desgarramos para dejarlo caer al infinito
con la sonrisa disfrazada de lágrima…
Y volver a empezar.

En las pisadas…

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/skitterphoto-324082/

Esperanza

En estos días de sombra y luz,
en los que el sol comienza despacio la mañana
pero arde antes de las tardes,
mi cuerpo se recoge entre las nubes y sus tripas,
como encogido ante el miedo del corazón
a que descapullen los campos,
mostrando nuevos caminos inexplorados.

Y es en esos nuevos andares
donde mis pies tiemblan desconocidos,
agarrados a la tierra de ellos brotan alas
para volar desenganchados entre las hojas,
que en su renovado verde
dejan desfilar las venas llenas de vida,
de rutas extrañas y deseadas,
que vuelven a dejar palpitar la esperanza,
esa que no puedo volver a extrañar.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/geralt-9301/

En el refugio de las verdades

En el refugio de las verdades
encontramos aliento a nuestros pasos,
pequeños,
titubeantes,
firmes,
vamos moviendo nuestros ligeros corazones,
desde el miedo, a los rincones de la esperanza,
despacio,
siempre hacia adelante.

En las cuevas profundas de nuestras almas
a veces aparecen caricias,
olores,
besos reminiscentes haciendo bullicio,
palabras,
que versionan sentimientos presentes,
pasados,
que nos mueven siempre
al ritmo de las caderas y los labios,
y allí nos dejan,
en el suave sueño de la vida,
dormidos,
siempre de pie.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen propia (concierto de Nach en la Sala Zentral de Pamplona/Iruña – 16/02/2019)

Viento a favor

El viento empieza a formar
huracanes a favor,
horizontes cada vez más cercanos,
deseados,
que veloces abren sus caricias
al tiempo de los cuerpos que se tocan.

La vida a veces fluye
en direcciones contrapuestas
que en encontrarse se retuercen
en lechos de carne y mariposas,
y allí, en el segundo que duran
los besos azucarados,
nuestras pupilas se rozan
balanceadas en el baile
de las miradas entrelazadas.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen https://pixabay.com/users/blickpixel-52945/