Más primaveras

Teníamos los balcones mirando hacia el invierno,
¡las puertas cerradas!
y las miradas perdidas,
vivíamos con las espaldas bien pegadas.

Pero llegaron los besos y las caricias,
¡como terremotos!
y todo desapareció,
menos la primavera.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen https://pixabay.com/es/photos/diente-de-le%C3%B3n-cielo-flor-463928/

La ceguera que nos envuelve

Los charcos rebosan sangre y
las montañas caen despacio, pero caen,
como las primaveras se olvidan
en los inviernos infinitos.

Hoy, los caminos se retuercen
hasta que encuentran la muerte,
¡la qué no espera! Y los espantapájaros
dominan las nubes que colmillos llueven.

Mientras, los relojes no paran,
todo se apaga en silencio,
y como los niños juegan
la vida sigue mirando ciega.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen en https://pixabay.com/es/photos/f%C3%A1brica-demolici%C3%B3n-destrucci%C3%B3n-4757647/

Homo Sapiens

El enemigo tiene pistolas de verdad
y al infierno reza todos los días,
sus regalos son fuego para el alma,
el enemigo cada vez está más cerca.

La tierra se guarda en sus inviernos,
a la sombra de los tanques queda,
en la retaguardia de la vida,
mirando a los cementerios que la inundan.

El enemigo está en nuestro espejo,
con sangre salpicando los mares,
y con el corazón arrebatado quizá
el enemigo sean nuestros verbos.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen de https://pixabay.com/es/photos/advertencia-homo-sapiens-jaula-1022371/

Las horas

Marcan las horas el paso del tiempo
que inexpugnable va mostrando
los caminos que se deshacen de los sueños,
los recuerdos que nadan a contracorriente,
las primaveras que van terminando,
las huidas hacia los días perdidos.

Nos vamos encontrando tan poco a poco
en cada día que nos traspasa,
que nos hacemos invisibles para las noches,
dejamos pasar tantos trenes que
los viajes se hacen infinitos,
idas y venidas a ninguna parte, y a todas.

Marcan las horas los suspiros que nos damos,
los besos y las manos,
las palabras vuelan tan alto que arrasan,
llenan las maletas de montañas,
caminos que no queremos escalar
hasta que terminen nuestras miradas.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen https://pixabay.com/es/photos/lluvia-acera-parche-piedra-el-agua-4724318/

En el corredor de la muerte

Las tripas han vuelto a ganar
la batalla.
El infierno está tan cerca que
lo tocamos.
Queremos salvarnos,
pero no tenemos salvación.

La tierra ha dejado de girar,
es una patada en los huevos
de nuestra estupidez,
la que amamos al igual que
odiamos a nuestro hermano, y
huimos reptando de nosotros
mismos,
dejando el corazón
en una cárcel de alta seguridad,
abandonado en el corredor de la muerte,
esperando.

Esperando nada.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen https://pixabay.com/es/photos/hombre-cansado-sombr%C3%ADo-deprimido-2729931/ -editada

Aquí cerca soy

Buscas a la vida en los alrededores,
y te equivocas.
Quieres verlo todo,
pero no tienes tantos ojos.

¡Más cerca! ¡Mucho más!

Dentro de tu boca tienes los bocados
que tienes que dar a tu destino;
en tu nariz, los olores.

¡Deja de buscar! ¡Estúpido!

O morirás con las lágrimas evaporadas.

A veces el camino es el más fácil,
el que se muestra,
el de los cuatro pies del gato.

¡No huyas al otro lado del horizonte!

Perderás tu corazón yendo.

¡Déjate aquí! ¡Cerca de ti!

En el lado bueno del mundo.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Seamos

Seamos esos pájaros que vuelan
alto,
seamos todo lo que siempre
soñamos,
y dejemos nuestros pies
descalzos,
rotos de usar todos los caminos.

En las primaveras de nuestras horas
nacen las manos y los besos,
se arrugan las sábanas con las tempestades
que las nubes de caricias nos muestran,
y dejamos nuestra desnudez tan desgastada
que se funde en un solo horizonte.

Saquemos el brillo que el corazón
guarda,
seamos el momento
imposible.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen https://pixabay.com/es/photos/chica-estudio-monocromo-mujer-4684702/   -editada