La ceguera que nos envuelve

Los charcos rebosan sangre y
las montañas caen despacio, pero caen,
como las primaveras se olvidan
en los inviernos infinitos.

Hoy, los caminos se retuercen
hasta que encuentran la muerte,
¡la qué no espera! Y los espantapájaros
dominan las nubes que colmillos llueven.

Mientras, los relojes no paran,
todo se apaga en silencio,
y como los niños juegan
la vida sigue mirando ciega.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen en https://pixabay.com/es/photos/f%C3%A1brica-demolici%C3%B3n-destrucci%C3%B3n-4757647/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s