En el corredor de la muerte

Las tripas han vuelto a ganar
la batalla.
El infierno está tan cerca que
lo tocamos.
Queremos salvarnos,
pero no tenemos salvación.

La tierra ha dejado de girar,
es una patada en los huevos
de nuestra estupidez,
la que amamos al igual que
odiamos a nuestro hermano, y
huimos reptando de nosotros
mismos,
dejando el corazón
en una cárcel de alta seguridad,
abandonado en el corredor de la muerte,
esperando.

Esperando nada.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

Imagen https://pixabay.com/es/photos/hombre-cansado-sombr%C3%ADo-deprimido-2729931/ -editada