Caminamos sobre la tierra

Caminamos sobre la tierra
dejando incendios en su corazón,
devastamos,
arrancamos todos los mares,
avanzamos hacia la muerte
dejando nada,
vacíos,
sombras demasiado frías para respirar.

Y la tierra ya no nos quiere perdonar,
en sus soledad salvaje nos responde
quitándonos el aire que ya no queremos,
espantándonos la vida con olas gigantes,
poniéndonos la vacuna de la pena de muerte…

Y seguimos pisoteándola,
marcándola con nuestras huellas de exterminio.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre