El homicidio de las libertades

A veces las calles arden
porque las palabras echaron gasolina,
se escondieron detrás de las tripas
enseñando sólo su saliva.
Escupidas.

A veces las manos son tijeras
que tejen los vestidos de la injusticia,
la que al final desnuda sus venganzas
enseñando sólo sus prisiones.
Enjauladas.

A veces los intereses nos pierden
porque el odio los alimenta,
se llena el corazón de carnes y sangre,
terminando solas.
Engañadas.

iñaki navarlaz rodríguez

Recuerdos de lo cotidiano

Imagen https://pixabay.com/es/photos/trabajo-infantil-los-ni%C3%B1os-60556/