Soltado de sus garras

De los corazones desatrapados nacen las semillas que luego serán flores, y éstas inundarán los anhelados caminos de esperanzas envueltas en pasión. De las miradas desprotegidas rumiarán las hadas del amor, que luego serán tormentas de arcoíris, los pies que nos llevarán. De los viajes que empecemos surgirá el azúcar de los abrazos, que luego…