De un río con el mar

Dos miradas iguales se han cruzado a través de las ventanas transparentes que esconden una realidad imposible, y entre sus caricias quieren abrazar libertad, que nadie les niegue sus huellas, que no son otras, son éstas. Y continúan besándose de espaldas, como amantes indestructibles, levantando del suelo sus sueños, juntando sus dedos con la piel,…