Llorando y preso

Con el bozal bien amarrado camino por el rumbo que marca mi existencia, que antes iluminado hoy me reta en medio de la oscuridad. Con la saliva bien reseca descubro los llantos que enmarcan mi caída, que antes apagados hoy brotan en fuente infinita. Y tal vez, sólo tal vez, me encuentre en el lugar…