Miércoles de liberación artística

“Los Miércoles sospechosos tendrán lugar todos los miércoles, a partir del próximo día 9, en el bar Garazi (calle Calderería), de 20.00 a 22.00 horas. La entrada será gratuita.

Dinámica. Todos los miércoles comenzarán con una breve actuación de los artistas Amaia Lasheras y Santi Busto, organizadores de esta iniciativa, quienes posteriormente darán paso a cualquier persona que lo desee a que participe en este espacio poético musical con micro abierto, donde podrán leer pequeños relatos, poesía, letras de canciones o realizar performances. Todo tiene cabida” – Diario de Noticias

tal-para-cual-5.jpg_joséluiscordón

Amaia Lasheras y Santi Busto, en el castillo de Olite – Fotografía de José Luis Cordón

Leer más en…

MICRORRELATOS, POESÍA, MÚSICA O ‘PERFORMANCES’

Miércoles revolucionarios

Lectura de microrrelatos, poesía, música o ‘performances’. Todo tendrá cabida en los ‘Miércoles sospechosos’ que, a partir de la semana que viene, comenzarán en el bar Garazi de la mano de los artistas Amaia Lasheras y Santi Busto.

Reportaje de Amaia Rodríguez Oroz / Fotografía de José Luis Cordón                 Domingo, 6 de Enero de 2019 – http://www.noticiasdenavarra.com

La última mirada

Ocho pasos me quedan para morir.

Entre el calor y el frío aparecen murmuradores los sueños de una pesadilla olvidada, y odiando el mundo ni me despido, ni lloro, y tampoco sufro, tal vez por miedo, quizás por insatisfacción. Vuelvo y no voy, soy desvanecer, el polvo que todos tragan.

Pero jamás nadie me ha mirado porque siempre han visto lo que sus ojos han deseado ver; un animal, un espanto. Pidieron mi muerte y ahora la tienen.

Ocho pasos me quedan para morir.

Entre el calor y el frío aparecen murmuradores los recuerdos de una pesadilla olvidada, y escucho cuanto me odian, paseo por el corto camino de mi celda soñando si hubiera sido… Si una mano me hubiera acogido. Pero ya no merece la pena. Y quién sabe si así es mejor.

Retrocedo y no puedo mirar a mi fantasma, un tiempo asesino, otro condenado, y siento mi vida decir adiós entre los murmullos para terminar agotado mirando la noche, sin cerrar los ojos, sin querer morir, o sin desear vivir. No sé.

Aparto el sinsentido y busco refugio encontrando un muro helado, una cadena en romperse, como mi vida… Como yo.

Y ya sólo me queda el consuelo de volvernos a ver donde no hay odio, donde no hay venganza…

iñaki navarlaz rodríguez

Pequeños relatos extraños

*Imagen de PDPics