Fronteras

Contra el muro huyen los descalzos,
los que ya no tienen tierra,
y ahora se agarran al camino,
ése que al final los espera con espinas.

El odio los aguarda bien armado,
preparado para escupirles en el alma,
¡pobres pies desnudos y ensangrentados!
Cogerán sus corazones para jugar a los muertos.

iñaki navarlaz rodríguez

Poesía de palabras duras

*Imagen de Free-Photos

Anuncios

La montaña

Ruge la montaña llamando al horizonte,

ése que se le escapa cada anochecer

cuando las nubes se vuelven niebla.

Ruge la montaña hasta cuando descansa,

porque nunca permanece callada.

iñaki navarlaz rodríguez

Micropoemas de la tierra

*Imagen de Simon

Luces

Salen las luces a ganar la partida,
la que contra la oscuridad perdían
y ahora para siempre derrotan,
o eso quieren; pueden.
Para mostrar caminos
de azúcar,
infinitos.

Caminos
de tierra,
de colores increíbles,
que antes estaban escondidos
y ahora nacen entre flores.
¡Qué vivan los manjares del amor!
que a los sinsabores del mal arrasarán.

iñaki navarlaz rodríguez

A la contra

*Imagen de Free-Photos

 

Colapsado

Me has comido los sesos
con tu boca desdentada,
has manchado el horizonte
que pensaba robar al tiempo.

He dejado que tu causa
borre mis deseos más cercanos,
he roto mi yo esperanzado
para pasar de la jaula al colapso.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen de geralt

¡Ese Altolaguirre!

Una debilidad del 27. Apareció cuando estudiaba en el instituto. Apareció de la mano de Lorca, escondido, casi mudo, pero inmenso, grande, fuerte y sensible. Un gran poeta y otras muchas cosas, un artista que se fue a morir demasiado pronto, cuando apenas estaba empezando a atardecer.

inr.

altolaguirre

Era mi dolor tan alto

Era mi dolor tan alto,
que la puerta de la casa
de donde salí llorando
me llegaba a la cintura.

¡Qué pequeños resultaban
los hombres que iban conmigo!
Crecí como una alta llama
de tela blanca y cabellos.

Si derribaran mi frente
los toros bravos saldrían,
luto en desorden, dementes,
contra los cuerpos humanos.

Era mi dolor tan alto,
que miraba al otro mundo
por encima del ocaso.

Manuel Altolaguirre

manuelaltolaguirre-elmundo

Manuel Altolaguirre, en una playa de La Habana. – El Mundo

Breve biografía de Manuel Altolaguirre – www.buscabiografias.com

5 poemas de Manuel Altolaguirre – www.zendalibros.com

Poemas de Manuel Altolaguirre – www.poemas-del-alma.com

El rey de la comedia

Cuando el sigilo gobierna al instante pierde sabor
la melancolía, y una sonrisa vierte su sarcasmo
sobre un mago que no sabe de brujería, y
brotan fotos de hombres y mujeres en lucha interminable,
mientras, los niños huyen a un lugar más coloreado…

A veces paseamos por un jardín no domado donde las flores
se alimentan de carne y donde las piedras son el espacio libre,
otras, se ve el vuelo sosegado de una carta inundada
de libertad y absurdo, que cae en un mar salpicando
sus palabras, aquellas, que nadie quiere volver a recordar…

Cuando el aire pierde su transparencia desaparece
de la mirada el horizonte, la mueca sirve de despropósito
consciente, y la película de la vida se va diluyendo,
mientras, en el sueño permanece quieto el oro estañado que cubre
el polvo del amor, y nos vamos olvidando de nosotros mismos…

Y siempre que no nos escuchamos perdemos lo que más deseamos,
y quizá sigamos así para siempre, engañados,
por la borrachera que nos hace creer que somos libres,
inconscientemente, sin saber que eso es magia del alma,
sin reconocer que somos los reyes de la comedia.

iñaki navarlaz rodríguez

Puertas de metal

*Imagen de Neramitevent

Desaparecen

Desaparecen los horizontes de la mirada;
huyen, rebotan contra el pasado y desaparecen,
sólo a veces se intuyen en la lejanía,
demasiado olvidados por el corazón de esta tierra.

También desaparecen los ríos y los mares;
como las venas ante la muerte se secan,
se abandonan, rebotan contra el presente
para hundir las barcas y olvidarlas.

Desparecen el sol y la luna de nuestros sueños;
rotos, rebotan contra el futuro y se esconden,
amarrados al aire y las nubes caen al infinito,
en un grito que no termina, acaban.

Y ya quedan pocas cosas, casi nada, lo último,
rozar la piel que un día nos mostró lo que no existía.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de Alexas_Fotos

El arte se cita en Europa

“Interesante artículo, sobre todo para aquellas personas viajeras que pongan rumbo a Europa, el arte también les espera”

inr.

monalisaflorencia-gettyimages

Proyecciones de ‘La Mona Lisa’, de Leonardo da Vinci, en el Ponte Vecchio, en Florencia (Italia), el pasado mes de diciembre. – GettyImages

Leer en


 

FITUR / EUROPA

20 citas europeas con mucho arte para 2019

Brueghel, Rembrandt y Leonardo da Vinci marcan el calendario de exposiciones. Pero hay otros planes interesantes, del centenario de la Bauhaus a la capital de la sauna

22/01/2019 Carlos Pascual – http://www.elviajero.elpais.com

En las entrañas

He volado por debajo de mi corazón
buceando entre mis entrañas,
buscando los deseos perdidos y
las lágrimas que una vez mojaron mis pestañas.

He revuelto los barros de las palabras
escondidas detrás de la lengua
ya no dichas,
y ya en viaje a mil leguas.

He hundido mis labios en la ruta
de las verdades no asumidas
cavando en mi vientre un pesar hondo
de recuerdos y esperanzas consumidas.

He fundido el tiempo cosechado
rodando por las cumbres del viento
ya no respirado,
y ya rumiando los latidos lento.

iñaki navarlaz rodríguez

Desencuentros

*Imagen de mburtscher

Domingo sangriento

Donde el viento susurra entre árboles hace años cayeron mil cuerpos inocentes. Allí, donde los campos verdes gobiernan la mirada, fueron a morir sin saberlo. La calle se llenaba de una fiesta tensa, mezcla de alegría y de rabia, y terminó siendo el encierro más sangriento que su corazón recuerde. El cemento era más negro, el aire más denso, el fuego más alto, y no se supo ver la escuálida sombra de la muerte.

Allí, donde el viento susurra inocencia, donde las montañas cuentan historias, comenzó una guerra absurda, entre el odio y la envidia; como todas.

Y ayer, aún continuaba sembrando el miedo, que no dejaba escuchar al viento golpear la hierba, ni el corretear de los niños por las calles, ni siquiera ver un beso escondido cuando caía la tarde.

Hoy, que parecía haber terminado la pesadilla, un sueño que escondía bajo su almohada un arma, una lucha entre dos hermanos por la nada, la realidad nos vuelve a golpear en el mismo lugar.

Donde los domingos había entierros hoy hubo una boda, donde el fuego ardía en los rincones hoy cae una lluvia tímida; pero parece que alguien no lo desea y quiere otro “Domingo Sangriento”; mientras, el resto aprovechan para quererse alrededor de las tumbas que tuvieron que ocupar.

iñaki navarlaz rodríguez

Pequeños relatos extraños

*Imagen de geralt