El río

Y resulta que el río no tenía cauce,
y descaminado iba ahogando corazones,
a veces de hielo, otras de fuego,
el río se los llevaba al infierno.

iñaki navarlaz rodríguez

Micropoemas de la tierra

*Imagen de cowins

Mentiras y nada

Qué me queda si no soy nada,
ese silencio que se ahoga en mi garganta
y que al palpitar del corazón sucumbe,
solo, perdido, nunca encontrado.

Quizá la nada me deje felicidad,
pero está tan escondida que es mentira,
la mía, los demás no la tienen,
porque mi engaño es propio siempre.

Qué me queda si tengo que marchar,
y no marcho, me quedo,
como cosido al miedo de mi sombra,
arropado en una cama de mentiras y nada.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de Couleur

No tengo más poemas

No tengo más poemas,
se me han caído todos de las manos,
me han dejado solo, como huérfano,
han huido las palabras del mañana,
se han quedado encadenadas al ayer
para mis lágrimas y mis lamentos;
¡Qué sinsentido! ¡Qué sombras tan alargadas!

No tengo más poemas,
deben estar en una isla sin gps,
solos, abandonados, esperando a las olas
que lo arrasen todo,
como mi pluma, mi tinta,
que ya han asesinado a todas mis neuronas,
y jamás encontrarán al culpable.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de cromaconceptovisual

Amigo

Amigo.
Hoy tal vez ya no existas.

Llevo tiempo mirándote y ya no te veo,
quizá te perdí en la infancia,
cuando la inocencia era tesoro,
cuando la vida era juego y verbena,
y ahora éstas que ya no aparecen,
no sé dónde encontrarte.

Cada día que pasa presiento que la soledad es mi única cómplice,
algunas veces aparco mis pensamientos y trato de retroceder hasta ti,
pero no te recuerdo, pero no veo tu cara… Tampoco tus manos.

Y demasiado tarde, logro divisar una sombra que se esconde,
demasiado lejana, que huye de mí como el fuego del agua;
como si tú, amigo, quisieras olvidarme.

iñaki navarlaz rodríguez

Puertas de metal

*Imagen de Free-Photos

Espadas – por El cristal de Rosshalde

Grandísimo poema de Scarlet C, os recomiendo la lectura de sus poemas, daros una vuelta y no encontraréis la salida.

El cristal de Rosshalde

35054402_639841783020638_5113109547426250752_n.jpgQuiero espadas en mis ojos,
cortar al viento,
rasgar caminos,
eliminar con mis dagas
el dolor que transita,
derramado sobre
la estela de la vida.
¡Quiero tajar, cercenar!
Amputarle la lengua
a la mentiras piadosas,
partir en dos pedazos
la unidad de los seres
que mancillan,
con sus manos blancas
y pupilas tan negras
¡Talaría al mundo entero!
Le podaría la fachada
alienante,
hoz que consume
el brillo del existir,
el eco de las virtudes
la pulcritud de ese cielo
que ya
no nos pertenece.

Scarlet C

¡Quiero ser espada!

sword-1078968_960_720Imagen: Pixabay

Ver la entrada original

Explosiones

Cuando las miradas se cruzan inesperadas
brotan de cada instante explosiones
que todo lo deshacen,
se vuelven inmensas,
algunas veces
violentas.

Violentas
porque desbordan,
irrumpen la calma
para volverla del revés,
para convertirnos en batalla interminable
y dejarnos preñados de susurros ardiendo.

iñaki navarlaz rodríguez

A la contra

*Imagen de nickgesell

Se acerca la 53 Azoka de Durango

“ofrecerá entre sus novedades 304 libros, 93 discos, 18 revistas y una publicación electrónica, así como otras obras de distinto tipo. Además, durante el certamen se organizarán en Durango más de 200 actos culturales relacionados con la feria”.

Leer más en…

del 5 al 9 de diciembre

La 53 Azoka de Durango ofrecerá 439 novedades en 247 puestos

El lema “DA! asko dira” remarcará la importancia de la “diversidad”

EFE – Martes, 20 de Noviembre de 2018

*Fotografía de José Mari Martínez

Cambio humano por robot

Hoy mil miradas desvanecidas y olvidadas ven
a sus machines de cerebro enlatado y músculo
abrir la cueva para terminar con sus jobs ultrajados;
y de rodillas queda el humano, vacío y abandonado.

iñaki 4.0

Teknopoesía

*Imagen de TheDigitalArtist

Dimito

Dimito.

Dimito porque de tu corazón
tan solo veo las arañas,
ésas que salen en cacería de serpientes;
y dimito, ¡sí!
una y mil veces sin devolver la mirada,
ni las caricias.
Ya no necesito de tus luciérnagas
para poder hacer el camino,
ése que encendía mis huracanes;
y dimito, ¡porque sí!
porque hoy tengo mis arañas preparadas
para devorar a tus luciérnagas.

Y tejer mi propio destino.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de bella67

Amor como el Guadiana

A veces, sólo a veces,
tenías en tus manos mi pecho,
ése que se perdía enmarañado en tus caricias,
ésas que hilaban nuestras almas a escondidas.

Otras, ni las más ni las menos,
nos huíamos mutuamente escapando
hacia el miedo que siempre nos consolaba;
esa lejanía nos descansaba el ansia.

Pero siempre, sin saberlo o sabiéndolo demasiado,
los trenes nos viajaban al horizonte inesperado,
al encuentro en buhardillas prestadas
con sabor a caramelos de dulces caderas deseadas.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de Conuntoquepersonal