Vuelve a repetirse

Miles han muerto absurdamente en la parábola de la vida,
han cubierto un ciclo entre la desidia y la incomprensión,
no han tenido consciencia de la sangre derramada,
de la envidia que ha sembrado la tierra.

Y las madres han tenido que sufrir la muerte,
la indiferencia de una casa sin la luz de las mañanas,
sobreviviendo en la sombra del llanto,
dejando caer las lágrimas en el recuerdo sin olvido,
por el hambre de morir luchando por nada que lo merezca,
y han tenido que aprender a vivir de nuevo con las sombras,
sin él,
sin ella,
callando el grito de la impotencia.

iñaki navarlaz rodríguez

Puertas de metal

*Imagen de SutoriMedia