Abre tus piernas

“Cuando el amor a medias te arrastra por todas

las sombras del camino. Hasta que enciendes la luz

y te marchas, pero acabas descubriendo

que siempre hay una sombra que acecha,

una muesca en el corazón idiota”

Creí que al amanecer salían las estrellas,
que tú volabas por el cielo, que yo moría solo,
creí poder dormir y tuve que subir al tejado,
y allí, ponerme a olvidar…

Corrí desde el nunca al vacío para poder besarte,
tomé dos copas y me puse a bailar,
abrí mi pecho con navajas de plata,
pero tú no parabas de matar…

Donde salen los fantasmas a asustar
quisimos echarnos para amar,
donde los idiotas miran
nos salimos para meter.

Creí que las nubes eran de esperma,
yo sólo moría y tú usabas la vida,
creí tener que huir y fui para devorar,
y allí, ponerme a drogar…

Detuve las noches y las aparté del día,
cogí dos pistolas y me puse a disparar,
rocé con mis labios sus pechos abiertos,
pero tú no estabas ya…

Donde nos pusimos me eché a descansar,
si tú no me puedes amar,
donde una vez nos despertó el sol
abre tus piernas que te quiero amar…

Sólo amar.

iñaki navarlaz rodríguez

Corazones Idiotas

*Imagen de TotumRevolutum

Anuncios

Camino

Si los pies fueran descalzos por los caminos desconchados

encontraríamos las heridas sin buscarlas, sin mirarlas,

sentiríamos los puñales de la noche en cada instante,

por eso siempre los llevamos vestidos, a veces emborrachados.

iñaki navarlaz rodríguez

Galería

camino

“CAMINO” – Fotografía de Iñaki Navarlaz Rodríguez – Tomada en Aberin (Navarra-Nafarroa) el 25/08/2018

El sitio del olvido

“Necesitamos olvidar para poder llegar a los recuerdos,
esos que nos dirán hacia dónde tenemos que ir”

Y pensé en llevarme el olvido a ninguna parte,
a dejarlo quieto, solo,
como perdido entre las horas que se agolpan
en mis pensamientos más extraños, casi ajenos,
pero míos como los pasos que doy, o no,
en permanente lucha con lo que quiero dejar para el recuerdo.

Y es ahí, en ese lugar lleno de dudas,
donde rozo inexplicablemente el sentido de vivir,
en ese olvido perenne de recuerdos encontrados,
donde rompo y me construyo a cada momento,
donde encuentro la respiración, el latido,
para tener siempre camino por el que avanzar.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Fotografía propia – tomada en Pamplona/Iruña el 28/04/2018

Julieta Serrano, Premio Nacional de Teatro 2018

Las noticias que no leemos

Por “su incansable búsqueda artística e intelectual”

Julieta Serrano, Premio Nacional de Teatro 2018

El premio ha galardonado en esta ocasión a una de las actrices más veteranas de la escena nacional, que además ha trabajado en televisión y cuenta con una extensa filmografía

EFE – Lunes, 24 de Septiembre de 2018 – Actualizado a las 15:56h

La veterana actriz Julieta Serrano ha obtenido hoy el Premio Nacional de Teatro 2018, dotado con 30.000 euros, por “su incansable búsqueda artística e intelectual”, según el fallo del jurado, que ha destacado su compromiso y generosidad en el trabajo, su cercanía y su incalculable talento interpretativo”…

…Con “sorpresa y alegría” ha recibido la actriz este galardón, un reconocimiento que, según ha indicado a Efe, le sirve de “estímulo” porque en su cabeza ya estaba rondado la idea de irse a su “casita y a pasear”.

Julieta Serrano se inició en el mundo…

Ver la entrada original 83 palabras más

El fuego de los ignorantes

Y empieza el fuego en medio de la noche a quemar
todas las palabras que esconden los libros que cuentan
las viejas y nuevas historias del corazón y la libertad,
esa que sucumbirá ante la mirada de la ignorancia.

La fiesta siempre es de los que tienen el corazón de acero,
impenetrable,
despiadado,
lamentable,
la fiesta siempre será de ellos, las palabras no.

Y terminan de arder todos los libros del mundo
mientras el papel y el lápiz hace tiempo que están en camino,
en busca de los rincones donde recrear el olvido,
el recuerdo,
el pensamiento,
la vida,
el amor,
la pasión,
el conocimiento,
la muerte,
todo lo que no podrán poseer ni la ignorancia,
ni el poder,
ni el miedo.

iñaki navarlaz rodríguez

Poesía de palabras duras

*Imagen de https://redhistoria.com/el-nazismo-y-la-quema-de-libros/

 

Piedras

Mis piedras son sólo mías
como mis sombras y mi camino,
tan mías,
como las tripas de mis sentimientos,
locas,
revueltas,
desmesuradas,
rotas,
reconstruidas,
mías.

Y es en el viento que me roza la mirada
donde encuentro esas manos extrañas,
con otras piedras y otro camino,
que a veces se junta con el mío
y comparten nuestras pisadas.

Pero mis piedras siguen siendo mías,
tan terribles como hermosas,
y sólo las verás si no las quieres
como yo no quiero las que tú tienes.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de 12019

Quiero

No me traigas sombras ni lágrimas,
no las necesito,
no me des cadenas ni jaulas,
no las quiero.

Quiero mares y barcas
para poder cambiar de rumbo,
para dejar que el viento me empuje,
para que el cielo sea destino y mi tierra.

No me hagas de hierro y muerte,
no lo necesito,
no me arranques la piel para darme heridas,
no las quiero.

Quiero tormentas de luces,
de caminos a corazón abierto,
quiero fuego en mis manos
y rugidos de hambre por la vida.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de Pezibear

No queda nada más que amar

No queda nada más que amar,
que deshacer la cama a todas horas,
rugir con la luz apagada las caricias,
amar siempre,
sin compasión,
como si no hubiera un mañana,
ni un ayer,
bajo las sombras,
sobre la mesa,
en el baile y en las lágrimas,
no queda nada más que amar.

Salir al mundo con las manos llenas de caricias,
a morder con los labios los besos y las bocas,
a devorar el amor en cada segundo,
a robar de las sábanas las arrugas de la piel,
a comer,
a beber,
y no terminar jamás.

Salir a cabalgar hasta que el horizonte huya para siempre,
no queda nada más que amar,
amar porque sí,
porque nos da la gana.

iñaki navarlaz rodríguez

Cajón desastre

*Imagen de Pexels

Vientos

Suspirando por un amanecer silencioso y sosegado,
por la soledad de un beso lento,
por el abrazo a un horizonte tallado,
llegan a nosotros esos aires de esperanza,
esos aires de desilusión…

iñaki navarlaz rodríguez

Puertas de metal

*Imagen de Free-Photos

La gran escritora que borró su nombre

La editorial Renacimiento rescata la obra de María Lejárraga, la negra que escribió las obras con las que su esposo, Gregorio Martínez Sierra, conoció el éxito. Ensayista, novelista y dramaturga, murió pobre y exiliada

Por Eva Díaz Pérez                                                                   
Sevilla

Escribió en silencio, en soledad entre cuatro paredes, lejos de los aplausos por las obras de teatro que salían de su pluma. Su nombre es una ausencia, una sombra, un vacío y una historia dolorosa. María de la O Lejárraga (San Millán de la Cogolla, 1874-Buenos Aires, 1974) atravesó todo un siglo y fue una de esas mujeres brillantes y pioneras de la Edad de Plata. Novelista, dramaturga, ensayista, traductora, feminista y, sin embargo, ausente de las portadas de sus libros. El nombre que leemos es el de su marido: Gregorio Martínez Sierra, quien recibía elogios en los estrenos de Canción de Cuna o El amor brujo y El sombrero de tres picos, de Manuel de Falla, mientras la autora y libretista esperaba en casa.

En estos tiempos en los que la historia de la creación parece estar curando olvidos y variando la brújula del canon oficial, la figura de María Lejárraga regresa con sed de justicia poética. La recuperación de su nombre en la portada de su obra supone el reconocimiento a una de las más destacadas autoras de su época…

…Esta edición tiene un valor especial porque aparece con su nombre auténtico: María Lejárraga, tal como hizo la autora, por primera y única vez en su vida, con su debut, Cuentos breves, publicado en 1899. Precisamente, el enfado que provocó en su familia que su nombre apareciera en esta primera obra fue la razón por la que decidió borrarse.

Al casarse con Gregorio Martínez Sierra, ella decidió esconderse tras su nombre. Ambos formaron una de las más fructíferas parejas artísticas de la época. Gregorio era el responsable de la dirección de las obras y quien se llevaba la gloria en los estrenos. María aceptó ese papel de sombra…

…Todo el mundo sabía que Lejárraga era la negra de su exitoso marido. A tal extremo llegó esta situación que Gregorio daba discursos feministas que escribía su mujer. Ahí está el libro Cartas a las mujeres de España donde ella anima a la libertad e independencia femenina, aunque su nombre no aparece por ninguna parte. A pesar de este silencio, Lejárraga llegó a ser diputada socialista en la Segunda República…

Artículo completo en El País / Fotografía del archivo familiar de María Lejárraga