Las tres ciudades

En esas calles de adoquín y charco
de fiesta nocturna entre miradas y agarradas,
a veces tocaba correr entre las sombras
de molotov y las porras del que nos guardaba.

A veces la Pamplona jaleada se hacía la ciega,
e inmóvil dejaba pasar los inviernos a la espera
de las vísperas y sus cantos de campana,
como si su sanfermín fuera respuesta verdadera.

La vieja Iruñea se levantaba con la mirada alta,
como si el mundo alrededor suyo girara,
con las palabras que mudas se agitaban en protestas
y pancartas hechas con manos maniatadas.

A veces, en estas calles de loseta y flores,
se puede escuchar la música que brota de las esquinas
como queriéndonos llevar en fiesta y grito,
persiguiendo a la carrera a quién nos aniquila.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

“Recuerdos de lo cotidiano”


Fotografía de Jorge Nagore

en la web http://www.arovite.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s