La paz tonta

La guerra que terminó ayer,

hoy continúa.

Las bombas de papel esparcen su metralla,

y matan.

El poder descansa su represión,

pero viola.

Mientras la ciudad es asaltada por mariposas
en busca de una flor que conquistar,
un murmullo infinito esquiva las balas
que recorren las camas de los en morirse,
y dios sigue respirando.

El calor agobia a las mentes endebles

que sólo oyen un gatillo.

La paz es una realidad imbécil,

un llanto estúpido, un mea culpa.

Y los soldados guardan la paz,

mientras asesinan.

Porque la ciudad es asaltada por mariposas
la guerra que terminó ayer hoy continúa,
y el mundo se pudre entre mentiras que,
dios no contó.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

“El pasajero de la incertidumbre”


Imagen de MrGajowy3 -editada