Matados a gas

Ya nada fluye en la puta miseria.
El gas que arrasa hasta el último suspiro
se ha llevado la vida sin esperanza.
Ha matado a las almas que vivían en el infierno.

Y desde la poltrona del odio todo lo niegan,
hasta su descerebro; hasta sus ansias de riqueza asesina
presente en sus palabras de “boca-mierdas”.
Por la locura de sus billeteras engordadas.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

“Poesía de palabras duras”


Imagen de elPeriódico.com