Amaneceres

Amanece en el infierno como cualquier otro día,
donde los USAs manejan los segundos
que rebotan contra los muros de la incomprensión,
donde los instantes se espesan
como la sopa en los estómagos refugiados,
para engañar el hambre que la libertad ofrece
en sus caminos ya desmontados de nuestras vidas.

Y allí,
en este infierno vecino,
que por ser no propio no es ajeno,
es la tumba de nuestro mundo
que regalado no nos atrevemos a cambiar,
a desahuciar de nuestras esperanzas,
porque tememos mucho,
demasiado.

Iñaki Navarlaz Rodríguez (A la contra)


Imagen de succo (Pixabay) – editada

4 comentarios en “Amaneceres”

  1. Y, con tu permiso, me atrevo a continuar:

    “demasiado”… de lo material, de lo que nos hace esclavos, fabricándonos necesidades, que les hemos de comprar, esclavos de ese sentido de la propiedad, que hace que, el cuidar y tener más cosas, me obligue a alejarme de aquellos que afirmo amar.
    Muchas gracias, Iñaki y perdona la intromisión, solo quería demostrar que, aquí, hubo conexión total.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s