Esperpento

Esperpento es mi yo confundido
entre susurros de palabra imposibles,
y atrapadas en un ruido vacío que padece
el desconsuelo de mis pasos más torcidos.

Mi risa perturbada en la que no quedan
magias ni vagos encantamientos,
eleva su mirada del romanticismo
a los besos robados por el falso
engaño del amor codiciado.

Mientras,
las ideas se pudren entre cuerpos retorcidos
que buscan su hora para desaparecer…

Aún cuando saben que quizá,
no haya nada más.

Iñaki Navarlaz Rodríguez


Imagen de Comfreak (Pixabay) – editada

Apóstata

dios es pequeño,
insignificante,
casi nada.

Ruido que oculta al poder malsano,
murciélago chupador,
la máscara que esconde
lo incierto de la falsedad.

dios es enterrador,
tumba,
casi infierno.

Cadenas que amarran el corazón,
vaca de ubres envenenadas,
el final que sujeta
los cuerpos mutilados de la verdad.

Y en esos momentos de libertad,
en esas calles en las que brotan
las sonrisas y las esperanzas
dios es el primer apóstata de la humanidad.

Iñaki Navarlaz Rodríguez (A la contra)


Imagen de Shane_the_weird (Pixabay)

Cuentos del país de los vascos

  • Libro de Igerabide con ilustraciones de Odriozola
  • Cinco historias de la tradición oral que reviven y se actualizan cada vez que una familia las cuenta a su manera se recogen, para deleite de niños y mayores, en un libro de Juan Kruz Igerabide con bellas ilustraciones de Elena Odriozola
  • “La tradición de estos cuentos está reviviendo a la vera de la cama de nuestros hijos y nietos”
  • “He disfrutado mucho situando la acción de estos cuentos en escenas costumbristas”

Las historias de la tradición oral son, como dice el escritor guipuzcoano Juan Kruz Igerabide en el prólogo de su libro, “cuentos sin fronteras”. “Habitan el mundo y corren de un país a otro, de una lengua a otra, se transforman, se acortan, se alargan, se mezclan con otros cuentos”. Y en ese proceso, se actualizan de manera natural; reviven; o mejor aún, se vivifican.

Así ha ocurrido con cuentos de la tradición oral de la cultura vasca como los cinco que rescata el libro Cuentos del país de los vascos, editado en castellano y también en euskera –Euskal Herritako ipuinak– por la editorial navarra Cénlit y su sello para obras en lengua vasca denonartean. Ajito/Baratxuri, Zapaterito/Zapatari txikia, El huevo del pájaro/Txoritxoaren arrautza, El rey y la sal/Erregea eta gatza y El perro del molinero y el pájaro cantor/Errotariaren txakurra eta txori kantaria son las cinco historias que reviven en esta bella publicación, enriquecida con maravillosas ilustraciones de Elena Odriozola.

Juan Kruz Igerabide (Aduna, 1956) nos ofrece una relectura de estos cuentos de las tierras vascas a ambos lados del Pirineo, recogidos por diversos investigadores. Se ha basado especialmente en los que Jose María Satrustegi recogió en Navarra, y José Miguel de Barandiaran y José Arratibel en Gipuzkoa. “Son historias que he utilizado tanto con mis alumnos cuando fui profesor de Primaria como luego, y sobre todo, en casa. “Los cuentos se cuentan de diversas maneras, según las comarcas y las tradiciones familiares. En este libro los cuento como lo hacemos en casa”, dice Igerabide, quien en este sentido apunta que las historias no son una transcripción fiel de lo recogido por los investigadores, sino que “eso ha sido revivido dentro de casa”. En concreto, ha realizado una labor de “actualización del lenguaje, intentando que sea vivo, el que yo he utilizado en casa a la hora de contar estas historias que contaban los abuelos y las abuelas hace cien años en los caseríos. Yo los he contado tal y como los contaría ahora. Conservando los símbolos, pero cambiando en ocasiones las formas de las creencias sociales”, dice. Se refiere a símbolos, temas o arquetipos universales que se repiten desde la Antigüedad en las historias de tradición oral, como por ejemplo la sal, aquí presente en el cuento El rey y la sal/Erregea eta ga-tza. “La sal era antiguamente una especie de moneda de cambio, era el oro de la Antigüedad; era un símbolo de la vida que aparece con una fuerza enorme en el Evangelio, en la Biblia, en culturas como la egipcia y otras muchas… También el anillo, como símbolo del tiempo cíclico. O las ocas, símbolo de las pasiones humanas…”, cuenta el escritor guipuzcoano, quien valora muy positivamente esa transformación natural que van sufriendo estas historias al ser contadas por cada familia, por cada cultura, de una manera particular. “Desaparecen unos detalles y en su lugar aparecen otros… Por ejemplo, en vez de situar la trama de un cuento en un castillo medieval, se sitúa en un caserío del siglo XIX; en lugar de un hada madrina ponen una Virgen cuyo símbolo se corresponde con la Madre Tierra o bien podríamos poner una Mari (diosa vasca, símbolo de la vida)… la gente acerca estos cuentos a su cultura, manteniendo los símbolos pero cambiando sus formas de representación”, apunta, invitando a “seguir creando tradiciones familiares”.

Igerabide disfruta rescatando estos cuentos. Al hacerlo, dice, “es como si volviéramos a encender un fuego que ha estado apagado hace mucho tiempo;entonces, el hogar vuelve a calentarse, y en este caso vuelven a calentarse los corazones de los niños que lo escuchan;y también los de los mayores, los de los que contamos y los de los que escuchamos”. Consciente de que en este momento la tradición de este tipo de cuentos está “bastante truncada, prácticamente muerta”, sí celebra que de alguna manera esté reviviendo en un sitio y momento muy concreto: “A la vera de la cama de nuestros hijos y nietos. En la cama los niños siguen pidiendo los cuentos, y ahí es donde la tradición revive y se transforma de manera natural”.

Raíces

Las culturas agrarias

Las raíces de este tipo de cuentos -que en el libro se acompañan de fórmulas de introducciones y finales de cuentos tradicionales que se suelen usar en euskera y que aquí Igerabide ha adaptado a cada historia en concreto-, según los investigadores, se sitúan en la India, en Egipto, en Babilonia, en el momento en que nacieron las culturas agrarias y se inició la escritura en dichas sociedades. “Luego han sufrido transformaciones a lo largo de la Antigüedad y de la Edad Media, se han ido mezclando unos con otros, y han llegado a nosotros a través de las últimas versiones que se han recogido, que son de finales del siglo XIX y comienzos del XX, cuando se realizó aquí en el País Vasco esa labor de recopilación y actualización”.

En esas versiones se ha basado él y nos las ofrece en esta obra ilustrada por Elena Odriozola (Donostia, 1967), quien ha recurrido a escenas costumbristas de la vida en el campo en la cultura vasca de ese periodo -finales del XIX, principios del XX-, con colores saturados, muy vivos. “Tenía que ir a la tradición, pero no quería hacer las típicas ilustraciones en las que se narrara la trama de los cuentos. Así que he trasladado detalles de la acción de cada historia a escenas costumbristas, como una romería, unas fiestas de un pueblo, un retrato de familia, una boda en el campo… He disfrutado mucho con este trabajo, que desde el principio me llevó como inspiración a las ilustraciones de los hermanos Arrúe y Aurelo Arteta”, cuenta Odriozola, cuyo trabajo califica Igerabide de “mágico y maravilloso”, por muchos motivos pero en especial porque “ha logrado unas ilustraciones relacionadas con los cuentos pero que no mediatizan la interpretación imaginativa de la trama por parte del niño”, destaca el escritor.

El libro

Título. Cuentos del país de los vascos. Euskal Herrietako ipuinak en la edición en euskera.

Autores. Juan Kruz Igerabide (textos) y Elena Odriozola (ilustraciones).

Editorial. Cénlit Ediciones/denonartean.

Precio. 16 euros.

Cuentos. Ajito/Baratxuri, Zapaterito/Zapatari txikia, El huevo del pájaro/Txoritxoaren arrautza, El rey y la sal/Erregea eta gatza, y El perro del molinero y el pájaro cantor/Errotariaren txakurra eta txori kantaria.

Son cuentos de las tierras vascas a ambos lados del Pirineo, recogidos por diversos investigadores. Igerabide se ha basado en los que Jose María Satrustegi recogió en Navarra, y José Miguel de Barandiaran y José Arratibel en Gipuzkoa.

Por Paula Etxeberria


Artículo publicado en Diario de Noticias

Imagen de Elena Odriozola (ilustración del libro)

Enlace a artículo original

No te olvides

Siento que el aire me respira mal,
que el mar moja mis manos desnudas,
y ya no puedo recorrer el camino a ti
porque mi mirada se ha nublado al escuchar
la voz de tus sombras.

Siniestras,
miedosas,
desconfiadas…

Y mueres en cada momento que no piensas
en ti,

cuando olvidas el sabor hermoso
de la tierra,

cuando desgarras la suave belleza que ves
en tu espejo.

Iñaki Navarlaz Rodríguez


Imagen de Counselling (Pixabay)

Navarra apuesta por una cultura asentada en la cohesión, diversidad y transversalidad

  • El Gobierno foral presentó ayer el Plan Estratégico de Cultura, una “hoja de ruta fundamental” hasta el año 2023
  • El documento, disponible en la web de Gobierno Abierto, se presentará en enero al Parlamento
  • “Este Plan marca los caminos a seguir para garantizar un acceso abierto a la cultura”
  • “Todo lo que recoge el Plan está contrastado y responde a las necesidades del sector cultural”
  • “La cultura debe jugar un papel clave en Navarra como servicio público en los próximos años”
  • “La aportación de ciudadanos y agentes culturales era fundamental para hacer un Plan participado”

Integrar la diversidad e impulsar las nuevas oportunidades, poniendo en valor los sectores culturales en Navarra, son objetivos del Plan Estratégico de la Cultura de Navarra (PECN) para el periodo 2017-2023, presentado ayer por la consejera Ana Herrera y que marca “una hoja de ruta fundamental a seguir en los próximos años”. “La cultura debe jugar un papel clave en Navarra como servicio público”, dijo Herrera en la presentación del Plan Estratégico, que ha sido promovido por la Dirección General de Cultura en colaboración con el Consejo Navarro de la Cultura, tras haber impulsado durante 2016 un proceso participativo, en el que han intervenido más de 500 personas, destinado a recopilar aportaciones, reflexiones y valoraciones que se han tenido en cuenta en su construcción. El Plan detecta necesidades y fija una política cultural a medio y largo plazo “que integre tradición y contemporaneidad, el mundo urbano y el rural, impulse nuevas oportunidades para los sectores creativos y culturales, y garantice en su desarrollo nuevos procesos participativos”.

El documento, que está disponible en castellano y en euskera en la web de Gobierno Abierto (https://gobiernoabierto.navarra.es/) y que se presentará en enero al Parlamento en el marco de la Comisión de Cultura, Deporte y Juventud, fue presentado ayer por Herrera en compañía del director general de Cultura, Fernando Pérez; la jefa de la Sección de Recursos y Desarrollo Estratégico, Mª Camino Barcenilla; y el presidente del grupo de trabajo del Plan Estratégico del Consejo Navarro de Cultura, José Vicente Urabayen.

Para los trabajos de elaboración del Plan se ha contado con la asistencia técnica de Ikertalde Grupo Consultor S.A., ganadores de la licitación por un importe total de 54.450 euros y 7 meses de trabajo a la firma del contrato.

“Hemos partido de una base conceptual, la de que la cultura debe jugar un papel fundamental en Navarra en los próximos años como servicio público, como promotora de valores que permitan desarrollar la capacidad creadora de la ciudadanía y con una dimensión social permanente basada en el derecho de todas y todos a ser emisores y receptores de las ideas y de su desarrollo”, destacó Ana Herrera sobre el Plan Estratégico de la Cultura de Navarra, que se estructura en diez ejes que a su vez se despliegan en líneas y acciones concretas. Los ejes son: Cohesión, diversidad y dinámicas territoriales; Información, conocimiento, innovación y creatividad; Calidad en el empleo; Sensibilización, participación y tercer sector;Financiación; Transversalidad de la cultura e hibridaciones estratégicas; Visibilidad y diversidad de la oferta cultural; Equipamientos, accesibilidad y recursos; Sectores culturales y cadena de valor; e Industrias culturales y creativas.

A nivel metodológico, se ha trabajado en acciones planificadas y abiertas a la participación de la ciudadanía, contando con aportaciones mediante entrevistas a agentes del sector, mesas de trabajo con los agentes culturales y artísticos, mesas ciudadanas, y laboratorios de reflexión en torno a temas fundamentales que preocupaba abordar de manera específica: la transversalidad e hibridación de las industrias culturales y creativas y el enfoque de género en la cultura de Navarra.

En palabras de Fernando Pérez, el Plan Estratégico pretende “asentar para los próximos años las bases conceptuales marcadas desde los inicios de la legislatura, como el trabajo transversal, las industrias culturales y creativas, el Plan de Impulso al Teatro, entre otros apoyos a los sectores artísticos y culturales, así como la puesta en valor de la cultura en Navarra como mercado, entre otras cuestiones”, remarcó el director general de Cultura. En cuanto al mencionado Plan de Impulso al Teatro, contiene diferentes partidas que en su conjunto suman una dotación que supera los 200.000 euros;en el marco de ese proyecto se integra el Circuito de las Artes Escénicas, que según apuntó ayer Pérez se pondrá en marcha en 2018 -se presentará a comienzos de año-.

Los retos de este Plan pretenden “promover la cultura propia, asegurarle un espacio a nivel sectorial y territorial, poner en valor la utilidad social de la cultura y el tejido asociativo, dar oportunidades de acceso a todos los sectores artísticos, pero también a todos los ciudadanos como autores o consumidores de cultura;es decir, construir una ciudadanía cultural dando respuesta a la complejidad y a la diversidad”, dijo el director general de Cultura, quien definió este Plan Estratégico -que se irá adaptando y evolucionará- como “la herramienta más importante en cuanto a la cultura en Navarra, porque recoge parte de los procesos trabajados de forma compartida y a la vez marca los caminos a seguir y el cómo y con qué metodologías hacer este recorrido”.

Fases de trabajo

La construcción del PECN se ha desarrollado en cuatro fases de trabajo. En las dos primeras, se abordaron la definición de objetivos, las líneas estratégicas, la metodología del Plan y el diagnóstico de los sectores culturales y creativos de Navarra. En la Fase III se acometió el proceso de aportaciones en mesas ciudadanas de trabajo transversales y territoriales. La Fase IV se destinó a la elaboración del borrador del Plan, a la recogida de aportaciones de Gobierno Abierto y a la entrega del documento final.

Previamente al proceso de construcción del Plan, integrantes del Consejo Navarro de la Cultura elaboraron pre-diagnósticos sobre la situación actual y de los retos futuros de la cultura en Navarra, en sus diferentes subsectores y actividades. A estas reflexiones se sumaron las del Instituto Navarro de Estadística, de Euskarabidea, de la Sección de Recursos y Desarrollo Estratégico de la Dirección General de Cultura, del SICNA (Sistema de Información Cultural de Navarra), así como las más de 600 aportaciones del proceso de participación.

“La construcción en conjunción con la ciudadanía y los agentes de los sectores culturales y creativos era fundamental para hacer un Plan Estratégico participado”, resaltó ayer Mª Camino Barcenilla, jefa de la sección de Recursos y Desarrollo Estratégico. Para José Vicente Urabayen, presidente del grupo de trabajo del Plan Estratégico de Cultura del Consejo Navarro de Cultura que ha validado la metodología, los procesos y los documentos de cada fase de trabajo, “ha sido un proceso muy intenso, muy rico, y un aprendizaje muy interesante para todos los agentes culturales que hemos participado en la construcción de este documento”.

“Todo aquello recogido en este Plan está contrastado y responde a las necesidades de los sectores culturales de Navarra”, afirmó Urabayen, quien agradeció que por fin se cuente con este documento, porque “la elaboración de un Plan Estratégico de forma participativa y colaborativa ha sido una demanda que se puso sobre la mesa ya en 2006, y hemos tenido que esperar once años a que esto se materializase”, dijo.

Detalles del plan

10 ejes y principales acciones

1º) Cohesión, diversidad y dinámicas territoriales. Este 2017 ya se ha puesto en marcha el programa Landarte, que, anunció ayer Ana Herrera, tendrá continuidad en los próximos años. Además, en el marco de este eje se han puesto en marcha dos estudios: uno sobre la territorialidad de las bibliotecas y otro sobre el asociacionismo en Navarra.

2º) Información, conocimiento, innovación y creatividad. En 2018 se pondrá en marcha el Observatorio Navarro de la Cultura, que entre otras cosas permitirá conocer con detalle los principales indicadores del gasto de Navarra en cultura y su evolución, y activar, con los resultados obtenidos, “medidas para acercarnos a las regiones de referencia en Europa”, explicó ayer Ana Herrera. Además, también en 2018 se va a llevar a cabo una convocatoria para la generación de fábricas de creación en Navarra, “con el fin de desarrollar propuestas culturales y artísticas que promuevan la innovación y la singularidad a través de la investigación, la experimentación y el diálogo entre disciplinas tanto artísticas como sociales”.

3º) Calidad en el empleo. Está previsto crear un servicio de orientación y acompañamiento a la comunidad de preprofesionales y profesionales de la cultura y la creatividad, “una demanda bastante reiterada en el proceso de participación de este Plan”, comentó la consejera de Cultura sobre esta acción, que se diseñará en 2018 para ponerse en marcha en 2019. También se contempla una acción para atraer el talento de personas de Navarra, identificando con ayuda de agentes sectoriales a personas de referencia de la cultura y la creatividad que trabajan fuera de nuestra comunidad y propiciando encuentros con profesionales radicados en Navarra. “Los primeros pasos en este sentido ya se han dado con la cita de este pasado noviembre con 948 merkatua”, destacó Herrera.

4º) Sensibilización, participación y tercer sector. El Gobierno foral ha “implantado en el día a día” el proceso de participación que la Dirección General de Cultura impulsó en 2016 para abordar la gestación de este Plan Estratégico, como manera de trabajar con los sectores culturales basada en el “liderazgo compartido”. Esta participación se fortalecerá en próximos años con el desarrollo de foros y espacios de diálogo e intercambio, así como con la elaboración de un estudio sobre el asociacionismo en Navarra.

5º) Financiación. Se prevé “seguir avanzando en impulsar el mecenazgo” y dar continuidad a la revisión permanente de la política de subvenciones para “seguir adaptándola a la realidad de los sectores culturales”. Acercar al gasto público en cultura por habitante a las regiones europeas de referencia es otro reto.

6º) Transversalidad e hibridaciones estratégicas. Se contempla fomentar la colaboración de la Dirección General de Cultura inter e intra-departamental y generar mecanismos estables de reflexión y colaboración y proyectos compartidos con otros actores sectoriales de Navarra.

7º) Visibilidad y diversidad de la oferta cultural. Entre las acciones destacan el trabajo, ya iniciado con 948 merkatua, para seguir potenciando la marca Navarra; incentivar la participación en redes estatales e internacionales de los profesionales y sectores culturales de la Comunidad foral (las convocatorias de ayudas para apoyar a profesionales y empresas en su asistencia a ferias, festivales y congresos ya iniciadas en 2016 tendrán continuidad en 2018); y otra acción es promover la creación, prevista para 2019, de una agenda cultural única para toda Navarra.

8º) Equipamientos, accesibilidad y recursos. Se mantendrá y fortalecerá el “trabajo de comunicación continua” con las entidades locales para facilitar el acceso a los equipamientos culturales de los agentes del sector y de la ciudadanía en general. También se impulsarán iniciativas que no requieran el uso de infraestructuras.

9º) Sectores culturales y cadena de valor. Cohesionar y reforzar la red bibliotecaria y su influencia en entornos rurales, incrementar la financiación pública en patrimonio cultural, y desarrollar las actividades y cadenas de valor en Acción cultural, Museos y Archivos, son acciones contempladas en este eje. Ana Herrera destaca en este sentido la “colaboración estratégica con la Fundación Baluarte en los programas más destacados de la Dirección General de Cultura y en el posicionamiento de esta Fundación como una entidad proactiva en las políticas culturales de las artes escénicas y la música”. También en este eje se encuadra el Archivo de la Música y las Artes de Navarra, iniciado este año y que tendrá un impulso en 2018 y 2019. “Hay una dotación importante prevista en 2018 para actuar en los locales del archivo administrativo”, avanzó la consejera. En Museos, se prevén medidas para actuar en el edificio del Museo de Navarra con objeto de mejorar su eficacia energética y accesibilidad y atender al obligado cuidado de sus colecciones, y para renovar los contenidos en el Museo del Carlismo.

10) Industrias culturales y creativas. Se ha puesto en marcha un estudio sobre el impacto económico de las industrias culturales y creativas que se realizará junto con la UPNA y se está elaborando el anteproyecto de la Ley de Derechos Culturales que se llevará a aprobación de Gobierno en el primer trimestre de 2018 y luego al Parlamento.x

Aportaciones

600

Para la elaboración del Plan Estratégico de Cultura se han tenido en cuenta una treintena de estudios realizados en años anteriores, la opinión de entidades como Euskarabidea, la información del Instituto Navarro de Estadística, y más de 600 aportaciones de agentes y de la ciudadanía.

Por Paula Exeberria – Javier Bergasa – Oskar Montero


Noticia publicada en Diario de Noticias

Imagen de Javier Bergasa y Oskar Montero

Enlace a noticia original

Lurra

Lurra se mece
entre mis dedos
besándome,
abrazándome.

Lurra sujeta
mis pies
que sostienen
mis sentimientos
más ingenuos,
más genuinos.

Lurra se columpia
junto a la mirada
al frente,
revive en mí
cada momento
de pasión por el vuelo
hacia el horizonte,
ruge por los segundos
que la pienso,
que la amo.

Lurra tiene
ese viento a favor
que nos lleva
por la vida,
ese calor
que nos arropa
cuando nos deslumbran
esas calles torcidas.

Lurra hoy
es todo,
es el temblor
de nuestros corazones,
el clamor
de una mirada eterna,
Lurra hoy es,
mi tierra.

Iñaki Navarlaz Rodríguez (17/12/2017)


Imagen de Foundry (Pixabay) – editada

Fosa común

Llueven balas,
gotas de sangre
que cubren la tierra
con esperanzas acabadas
de vidas.

Mueren solos,
acurrucados en tumbas,
con el aire agotado
silbando esos sueños
ya inacabados.

Iñaki Navarlaz Rodríguez
“A la contra” Dic2017


Imagen de nastazia (Pixabay) – editada

El mar no cesa

Finalizado el poemario “El mar no cesa” comparto con vosotros y vosotras el archivo que recoge todos sus poemas. Espero que os guste y os haya gustado.

Un abrazo, Iñaki

“El mar no cesa” – poemario


Imagen de tkamorim (Pixabay)