Condenado

¿Lloráis paredes?

Acostumbradas debíais.
Guardad las penas mías
como a los muertos de la vida,
yo me voy de este mundo,
vosotras permanecéis,
yo dejo este vicio,
vosotras os lo bebéis.

Acostumbradas debíais.
Muchos ojos os han mojado
pero jamás os derrumbaron,
estáis encerradas como yo,
no sentís,
¡oh sí!
mojadas estáis de vuestras lágrimas,
¡no lo neguéis!
¡abrid! ¡abrid!
no suplico ni ruego
sólo quiero vivir.

No son vuestras son de mí.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de Photographer2575 (Pixabay) – editada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s