Asesino libre y enjaulado

Mi cuerpo drogado recorre feliz este mundo,
pasea mi mente entre jardines de azufre
y el viento golpea mi rostro,
lo erosiona.

Lo deja caer al barro que me rodea,
llueven en mi pecho espadas de hielo,
y todo,
todo lo que me envuelve,
parece enfermo.

Retrocedo,
pero el horizonte se acerca imparable,
asalta mi celda para hacerme libre
y yo no quiero.

Ya serlo he sido y soy,
y no puedo comenzar a ahogarme solo
sin arrastrar conmigo a alguien desesperado
que piense ser rey del fracaso corrupto.

Y voy en soledad compañera y aburrida,
salgo en busca del asesino encadenado
que me perturba,
pienso en mi tiempo empobrecido y asustado,
soy el mendigo de la ruina,
del odio.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de claudioscott (Pixabay)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s