Me odian

Me odian por no saber amar
y por tomar el camino equivocado.
Y sufro.
Un grito de espanto recogido
cruza el aire en busca de mi corazón,
que en soledad,
resbala entre las nubes del infierno,
y me odian…

Me odian por no amarla
y por ser un hombre extraño.
Y lloro.
Una palabra pequeña que diga
eternidad,
un sueño perenne sin despertador,
y me odian…

Me odian porque me odian
y porque soy estupidez ingrata.
Y muero.
Un alma grande ocupando
el vacío,
una hoja del otoño en mi pecho,
y me odio.

Iñaki Navarlaz Rodríguez
Imagen de 2780243 (Pixabay)

Vidas protectoras

Un hombre ha muerto en la tierra y nadie parece haberlo visto,
y todos pasan sin querer mirar.
La vida es el escudo ante la muerte donde ésta golpea
hasta romperlo,
y después es olvidada por desidia,
o tal vez por terror al desconocimiento,
pero nadie recuerda aquel instante y deja pasar el desaliento
sin saber que…

no es…

solución.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de neoloky (Pixabay)

El tiempo hecho arte – Miguel Echauri (pintor)

  • El pintor pamplonés cumple hoy 90 años y su Fundación lo celebrará con diversos actos en torno a una exposición muy especial que se inaugura el próximo viernes

“Miguel dejó Uruguay y luego renunció a exponer y vender fuera por dejar su legado a Pamplona” “Nos hemos dejado la vida trabajando, con ilusión, para que Pamplona disfrute de este arte; es suyo”

Miguel Echauri cumple hoy 90 años. Toda una vida. Y este paso del tiempo, una constante en su obra, pinta estos días en su rostro una expresión entre alegre y expectante. Así se siente el artista pamplonés cuando pasea entre los cuadros de la exposición que la Fundación que lleva su nombre ultima para celebrar este aniversario.

Una muestra “singular” por la temática de paisaje urbano, muy poco habitual en la trayectoria de Echauri, y que bajo el título El pintor y su ciudad pone en valor la estrecha relación que ha unido siempre al pintor con Pamplona. Aquí nació, el 23 de septiembre de 1927, en el número 11 de la avenida de Carlos III; y aquí pasó su infancia. De aquí procede su familia -sus padres, Ramón Echauri Eguía y Trinidad C. Castillo, y sus tres hermanos, Mari Tere, Antonio y Fermín-. Y esta es la ciudad que eligió para asentarse como pintor y a la que ha decidido dejar su legado. Esta unión con sus orígenes es el eje de la exposición que estos días termina de montarse y que se inaugurará el próximo viernes 29 en la Galería Fermín Echauri 2, situada en la planta baja de la Fundación Miguel Echauri que se levanta tres plantas por encima en el número 6 de la calle San Antón, sobria en su exterior y majestuosa en su interior.

Miguel Echauri cumple hoy 90 años. Toda una vida. Y este paso del tiempo, una constante en su obra, pinta estos días en su rostro una expresión entre alegre y expectante. Así se siente el artista pamplonés cuando pasea entre los cuadros de la exposición que la Fundación que lleva su nombre ultima para celebrar este aniversario.

Una muestra “singular” por la temática de paisaje urbano, muy poco habitual en la trayectoria de Echauri, y que bajo el título El pintor y su ciudad pone en valor la estrecha relación que ha unido siempre al pintor con Pamplona. Aquí nació, el 23 de septiembre de 1927, en el número 11 de la avenida de Carlos III; y aquí pasó su infancia. De aquí procede su familia -sus padres, Ramón Echauri Eguía y Trinidad C. Castillo, y sus tres hermanos, Mari Tere, Antonio y Fermín-. Y esta es la ciudad que eligió para asentarse como pintor y a la que ha decidido dejar su legado. Esta unión con sus orígenes es el eje de la exposición que estos días termina de montarse y que se inaugurará el próximo viernes 29 en la Galería Fermín Echauri 2, situada en la planta baja de la Fundación Miguel Echauri que se levanta tres plantas por encima en el número 6 de la calle San Antón, sobria en su exterior y majestuosa en su interior.

Los cuadros de esta muestra, que podrá visitarse hasta el 10 de noviembre, los pintó Miguel Echauri hace más de 35 años, y en su día se expusieron en la Galería Parque 15 de Pamplona -que regentaba como galerista su hermano Fermín Echauri en el nº 15 de la Vuelta del Castillo- con “un gran éxito”. “Nada más colgarlos, ya estaban todos vendidos”, recuerda hoy Fermín Echauri, inmerso estos días en los preparativos de la exposición con motivo del 90 cumpleaños de su hermano, una labor que lleva a cabo junto al director de la Fundación, Emilio Quintanilla; la encargada de la gestión de las galerías Fermín Echauri 1 y 2 (Navas de Tolosa y San Antón), Mercedes Sagüés; y operarios de montaje que miden al detalle la colocación de las obras y la iluminación necesaria para que luzcan como merecen.

Las pinturas de Miguel Echauri están hechas de tiempo y luz. Son el tiempo y la luz hechos arte. En este caso, la temática es los viejos tejados de Pamplona, y los monumentos patrimoniales que se erigen entre ellos, como las torres de la Catedral, de San Cernin o San Saturnino. “Es una revisión, una vuelta a obras de Miguel que se conservan en casas particulares desde hace más de treinta años, y cuyos propietarios nos las han cedido para la ocasión. Para que las disfrute todo el mundo”, señala Fermín Echauri, quien considera que “la revisión de lo que se ha hecho es importante no solo para ver cómo fue el pasado, sino también para ver cómo puede ser el futuro”.

Los cuadros de Echauri imprimen grandeza a lo cotidiano, vuelven excepcional lo sencillo y austero. Son un canto al amor por lo humilde y lo cercano. Al amor por la tierra natal de uno, en este caso, simbolizado en maravillosas estampas de tejados viejos con cielos oscuros y sin embargo iluminadas por ciertas luces no sabemos si de tarde de invierno o de amanecer cálido… Una luz difusa que no se sabe de dónde llega pero que envuelve las formas, atrapando a quien las contempla. Un total de 25 cuadros de Miguel Echauri, entre ellos varios autorretratos, dialogan en la exposición junto a retratos del pintor realizados por Juan Béjar y Luis Massoni, y una recreación del estudio del artista, con sus lienzos, pinceles, elementos que usaba para componer bodegones como panes, piedras o utensilios antiguos de labores cotidianas, y la lámpara con la que iluminaba sus cuadros. Porque Miguel siempre ha pintado con luz artificial. Desde que comenzó a forjarse a sí mismo como artista, en Uruguay. En aquella época trabajaba todo el día dando clases, hasta las diez de la noche. Y cuando llegaba a casa se ponía a pintar, con focos. Así surgió su estilo artístico, su personalidad propia.

Recorridos en paralelo

El pintor y Pamplona

La exposición que abrirá sus puertas el viernes, en torno a la cual habrá diversos actos como conferencias, recitales poéticos y musicales y visitas guiadas, se completa con una serie de textos y fotografías antiguas (de los archivos familiar y Municipal) que recorren en paralelo la vida de Miguel Echauri y la de Pamplona. Imágenes que ilustran los cambios en la ciudad, con el derribo de las murallas como eje central, y los cambios vitales en la trayectoria del pintor navarro. Que reflejan su fuerte entronque con su ciudad natal, donde se introdujo en la pintura figurativa con Ciga Echandi, de quien recibió sus primeras clases aunque no se puede decir que fuera su maestro. Miguel Echauri se ha hecho a sí mismo como pintor.

El vínculo con su ciudad natal lo llevó dentro en los años que vivió en el extranjero, primero en La Habana (Cuba), luego en Estados Unidos, y ya de manera más estable, en Uruguay, donde residió 14 años. Sin cumplir los 18 fue a La Habana a prepararse para llevar negocios familiares allá, y estuvo cinco años entre Cuba y EEUU, aprendiendo inglés. Pero enseguida se dio cuenta de que los negocios no eran lo suyo y decidió marcharse a emprender una vida más volcada en su vocación: el dibujo y la pintura. Y es que, como recuerda hoy su hermano Fermín, “Miguel desde que pequeño dibujaba. En vez de estudiar dibujaba…”. En Uruguay comenzó a realizarse en el mundo del arte, mientras dirigía una escuela de dibujo y pintura en la que también daba clases. “Su pintura era allí muy apreciada, se exponía en galerías, y en aquella época Miguel recibió de hecho seis premios nacionales importantes”, recuerda Fermín Echauri. Pero renunció al éxito y la vida ya asentada en Uruguay para regresar a sus orígenes. En 1965, Miguel Echauri volvió a Pamplona y comenzó a trabajar de nuevo, conectando ahora directamente con el paisaje natural y urbano que ya era motivo de sus pinturas. “Esos lugares hasta entonces un poco soñados los ve en su realidad intensa. Los pueblos de Navarra abandonados por el inicio de la industrialización… y le impresiona mucho”, cuenta el galerista. Potentes galerías de Madrid, Barcelona, Donostia o Bilbao pronto empezaron a reclamar el arte del navarro. Lo vendía todo. De aquellos años, la familia no conserva nada. Pero cuando a Fermín le llegó la oportunidad de dirigir Parque 15, la obra de Miguel conectó todavía más con Pamplona y su público amante del arte, y él, encantado con la acogida, decidió renunciar a trabajar con galerías de fuera, a vender fuera, y se volcó en su ciudad con la idea de dejar su legado aquí.

“Se suele decir que nadie es profeta en su tierra… Miguel sí lo ha sido”, dice su hermano. Además de su arte, el carácter cercano y abierto del pintor ha ayudado. Y la ilusión de la Fundación por difundir su legado, hoy más viva que nunca, pese a los malos tiempos para el arte. “El arte no está hoy en la cabeza de la gente joven, para nada. Y el peligro es que no haya un relevo generacional de gente interesada”, lamentan Emilio Quintanilla, Mercedes Sagüés y Fermín Echauri. Pero ellos siguen a lo suyo, trabajando “para que Pamplona disfrute de este legado, que es suyo aunque lo administre una Fundación”, resalta Fermín. Su hermano Miguel mira en ese preciso instante las fotografías de sus años en el extranjero, luego las pinturas de tejados viejos de Pamplona. Su rostro refleja alegría. No es para menos. Su arte está vivo. Cumple 90 años. Y aunque ya no tenga recuerdos por culpa del Alzheimer, sigue disfrutando del paso del tiempo.

Actividades

En colaboración con el ateneo navarro: 10 octubre, mesa redonda. La pintura de Miguel Echauri. 20 horas, Fundación Miguel Echauri (C/San Antón, 6). Con Salvador Martín Cruz, Javier Olivar, Pedro Lozano y José María Muruzabal.

13 octubre, conferencia. El c.4 de Catulo: texto e imagen, deixis y literariedad. Lectura del poema y comentario sobre el mismo y sus posibilidades de interpretación. 20 horas, Fundación Miguel Echauri. Con Jaime Siles, catedrático de Filología Clásica de la Universidad de Valencia, poeta y escritor.

20 octubre, conferencia. Poesía y Pintura en España (1968-2017): balance de medio siglo. 20 horas, Fundación Miguel Echauri. Con Jesús Ponce Cárdenas, profesor de Literatura Española.

24 octubre, recital de poesía y música. Recital poético basado en las obras de Miguel Echauri. 20 horas, Fundación Miguel Echauri. Con Ana Martínez, Javier Olivar, Gabriela López Bono, María Loyola, Arantxa Mendívil, Tasús Burguete, Cristina Liso, Trinidad Lucea e Isabel Rivas.

Para todas estas actividades es preciso apuntarse previamente en el Ateneo Navarro (948 275 302).

Visitas guiadas gratuitas a la fundación En el marco de la exposición. Del 29 de septiembre al 10 de noviembre, de lunes a viernes, se realizarán visitas guiadas gratuitas a la Fundación Miguel Echauri, previa cita en el 948 220 324. Además, habrá un ciclo de conferencias sobre la pintura de Miguel Echauri a cargo de Emilio Quintanilla, director de la Fundación.

Un reportaje de Paula Etxeberria | Fotografía Iñaki Porto

Noticia publicada en Diario de Noticias

Enlace al original

La Ciudad de la Música acoge el I Encuentro de creatividad colectiva #creArtefuturo – #Artekizuna

PAMPLONA. La Ciudad de la Música acoge la próxima semana el I Encuentro de creatividad colectiva #creArtefuturo-#Artekizuna en el que colaboran los departamentos de Educación, y Cultura, y la Filmoteca y Biblioteca de Navarra

El evento, previsto par los días 29 y 30, pretende fomentar la unión y la colaboración entre las artes, ser fuente de ideas para los artistas y favorecer la comunicación entre ellos, sensibilizar al ciudadano de la importancia del arte en su vida cotidiana, así como fortalecer su presencia en la sociedad.

En su presentación, el director del Servicio de Multilingüismo y Enseñanzas Artísticas de Educación, Hasier Morrás, ha destacado “el inmenso valor de las enseñanzas artísticas en la formación de todas las personas, ya que ayuda a desarrollar habilidades transversales tan importantes y necesarias como la creatividad, la base de cualquier emprendimiento”.

Por su parte, la directora del Servicio de Bibliotecas del departamento de Cultura, Asun Maestro, ha afirmado que “la cultura, como crisol de las múltiples manifestaciones del pensamiento, las ideas y el conocimiento, se enriquece con las enseñanzas y las artes, contribuyendo al desarrollo de personas y sociedades”.

Este I Encuentro de creatividad #creArtefuturo-#Artekizuna se plantea como un proyecto colaborativo entre instituciones cercanas en el que la Ciudad de la Música y la Biblioteca y Filmoteca de Navarra quieren “proyectarse a la ciudadanía de manera aunada para que su creatividad, su arte y su cultura suenen con fuerza, ritmo y sonoridad”.

La cita busca así “fomentar la unión y la colaboración entre las artes, ser fuente de ideas para los artistas y favorecer la comunicación entre ellos, sensibilizar al ciudadano de la importancia del arte en su vida cotidiana, así como fortalecer su presencia en la sociedad”.

Para ello se han programado talleres de música, doblaje, composición, diseño, arquitectura en miniatura, vinilo, graffitis, poesía y juegos con palabras.

Noticia publicada en Diario de Noticias
Imagen de Javier Bergasa
Enlace a la noticia

Pistolas en la sien

Al mirar el mundo a través de un cristal arañado
he visto desaparecer un espíritu bendito,
y esa oscuridad que me ha dejado
ha hecho disparar una pistola en mi sien…

Al saborear ese zumo de color indiferente
he aprendido a reírme de mi sonrisa,
y este regalo que me inhibe
ha hecho sonar una pistola en mi sien…

Algo me llama desde un lugar extraño,
y no sé si acercarme o permanecer,
un camino que me enseña una realidad imposible,
una caricia que en mis labios me habla de olvido…

Y me voy paseando hasta el precipicio del horizonte.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de mwewering (Pixabay)

El bertsolarismo será declarado Bien de Interés Cultural de Navarra

  • La modalidad de canto improvisado en euskera obtendrá el máximo grado de protección en la categoría de Bien Inmaterial

El Gobierno de Navarra ha iniciado los trámites para declarar al bertsolarismo como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Bien Inmaterial, tras la propuesta realizada por la asociación Nafarroako Bertsozaleen Elkartea. Esta declaración supone dotar al bertsolarismo del máximo grado de protección, según recoge la Ley Foral de Patrimonio Cultural.

La incoación del expediente que declarará al bertsolarismo como Bien de Interés Cultural, llevada a cabo por la Dirección General de Cultural, recoge la solicitud realizada por la asociación Nafarroako Bertsozaleen Elkartea, entidad que agrupa a la mayor parte de agentes involucrados en sus diferentes ámbitos. Los trámites de información pública y el informe elaborado por el Consejo Navarro de Cultura completarán el proceso de declaración del bertsolarismo como Bien de Interés Cultural de Navarra.

La solicitud presentada por Nafarroako Bertsozaleen Elkartea aporta documentación pormenorizada de este bien cultural, así como una memoria que explica aspectos históricos y etnográficos, el arraigo y la participación de las comunidades, la transformación en el tiempo, los modos de transmisión y los riesgos a los que se enfrenta para su salvaguarda.

El expediente se ha completado con un informe valorado, redactado por el director técnico del Archivo del Patrimonio Cultural Inmaterial de Navarra, Alfredo Asiáin Ansorena quien, en su calidad de experto etnolingüista, ha aportado aspectos muy interesantes al análisis del bertsolarismo y a su consideración como Patrimonio Cultural Inmaterial de Navarra.

Las medidas de protección del bertsolarismo, el repentismo más destacado y mejor conservado en Navarra, deberán estar dirigidas a evitar su fosilización, la pérdida de autonomía y la excesiva preeminencia de su manifestación en contextos de competición y espectáculo.

El bertsolarismo se define como una modalidad de canto improvisado (repentismo) en euskera, que se realiza rimando y midiendo versos y estrofas sin ningún acompañamiento instrumental. Desde el punto de vista histórico, aunque hay alguna referencia del siglo XV, los primeros registros documentales datan del siglo XVIII.

La tonada, la rima y la métrica son los aspectos técnicos del bertso, cuya fuerza reside en su valor poético y en el brío de su razonamiento. La creación parte de forma improvisada de los y las bertsolaris, que han mantenido viva esta manifestación cultural durante siglos y la han transmitido de forma oral generación tras generación. El segundo sujeto imprescindible del bertsolarismo es el público, que se convierte en agente activo en cualquiera de sus múltiples modalidades.

Con esta serán seis las manifestaciones declaradas como Bien de Interés Cultural de Navarra: el carnaval de Lantz (2009), el carnaval de Ituren y Zubieta (2009), el Tributo de las Tres Vacas (2011), los Bolantes de Luzaide-Valcarlos (2012) y el Paloteado de Cortes (2014).

Noticia publicada en Diario de Noticias
Imagen de Iñaki Porto

Por amarte

Por mirarte me quemaron
en la hoguera de la vanidad,
por desearte me dieron muerte,
y aniquilando mis frases más confusas
forjaron las cadenas con las que yo
ahogo el silencio de mis lágrimas.

Por tocarte me arrodillaron
ante la locura obscena,
por amarte me cortaron las venas,
y alejando mis ojos de tus pupilas
fletaron un barco con el que yo
viajo mi alma huyendo del amor…

…y de nada por lo que todo me merece la vida.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de Free-Photos (fuente Pixabay)

Horizontes

A través de mis ojos he visto el mundo
atrapado siempre en la cárcel de un suspiro,
de la pasividad del tiempo maldito,
y no puedo por más que desee, regalar una mirada más.

Sin saber vivir y no queriendo morir,
me pregunto por lo desconocido,
para responder un quizá o un depende
y volver a olvidarlo todo.

Y no saber dibujar en el barro de la mirada el futuro incierto,
desconociendo siempre lo que nos sucederá.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de Iñaki Navarlaz Rodríguez (Horizontes)

Matar

Hoy he matado a un hombre madre.
Y siento que tu carne se pudra así,
que la flor que tu plantaste sea alimaña
y vicio asesino de arrebato inconsciente.

Y hoy maté porque se lo merecían.

Vi viajar entre el orgullo una mirada extraña,
un camino empedrado de agujas ardiendo
que saltaban al encuentro de mi espíritu condenado,
y no pude frenar ese impulso consciente.

Y hoy maté porque quise.

Hoy he matado a un hombre madre.
Siento ser un hijo drogado por el cemento,
vaso medio vacío de licor amor
y flor de capullo envenenado.

Y hoy maté por puro placer.

Vi viajar entre el aire un sudor frío,
sentí enloquecer mi mente perversa,
luché por un hueco en ese sillón de plástico
y volé como un ciego a través del miedo.

E hice lo que todos quieren hacer…

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de DasWortgewand (fuente Pixabay)

Tiembla la tierra

03/05/2017

Tiembla la tierra
bajo los pies del descalzo,
de las nubes brotan
arcoiris de lanzas en sangre,
sobre las montañas danzan
las águilas acechando presas,
y en los ríos tornan el agua
en infinitas corrientes de azufre.

La tierra se ha vuelto loca
como un hormiguero invadido por avispas,
como un lago vaciado en la ciudad.

La tierra se ha quedado sola
como la juventud de un corazón aviejado,
como las palabras que hablan y no dicen.

Y tiembla la tierra…
porque ha empezado a gritar.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de sjb3949 (fuente Pixabay)