La mirada se cae

Paseo mi inocencia ante la vista del demonio
y  arruino mis ideas mudas
sin penetrar en el nido del hombre,
viajando del escepticismo al odio,
creyendo en ese sueño mentiroso.

Y pensé que lo tenía todo
y  no era más que otro con las manos vacías.

Desengañado ingreso en la locura
sintiendo que el humo es el descanso,
la gloria vestida de negro.

Y veo pasear ante mí la inocencia verdadera
invisible como el paraíso verde,
como la nieve oculta,
soñando ver un barco caminar
trato de encontrar un musgo mágico,
una idea nueva y absurda que nazca del fango
sin ser consciente de mi mirada y vivir,
ciego para siempre,
y no ver, y ser así olvidado…

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de infographics (fuente Pixabay)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s