Piel

Al poeta le duele la piel, al mundo el alma.

Y el viento vuela como el papel arrugado

en busca de un imposible perfume de mujer

que le haga olvidar esa tristeza que lo perturba,

y quizá dé sentido a su muerte.


A una mirada en la sombra vuelve el deseo,

dos cuerpos sintiéndose uno,

mil almas llorando en soledad,

una vida tornándose color tormenta…


Al poeta le duele el acero, al mundo el cristal.

Y el humo atraviesa las piedras como un suspiro

al encuentro de un beso que jamás recibirá,

porque está solo, y solo morirá,

en un día de invierno que soñó sin piel.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Imagen de Pexels (fuente Pixabay)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s