Frontman

Había poca luz en el local, el ambiente se llenaba de humo, nadie hablaba y todos gritaban, las cervezas volaban por encima de las cabezas.

Todo empezó con una guitarra distorsionada, cuyo sonido inundó los oídos de aquella gente tan solitaria. Una batería que parecía una metralleta, un sujeto lanzándose del escenario, un tumulto arrollando a otro tumulto, y al final, luces que no iluminaban nada.

Su voz cantaba historias de noches hasta el límite, de días hasta la muerte, de sueños para la nada. Y bailaba, y corría y saltaba, y bailábamos, y corríamos y saltábamos, y mientras la música ensordecía el sonido de la rutina, dando a la magia del tiempo la alegría de la tristeza.

Y cuando terminó la música acabó el sueño, los gritos eran voces y la cerveza charcos en el infierno. De la voz sólo quedaba el recuerdo y de la noche el tiempo de otra noche, y dormir en el día el sueño de toda la vida.

Iñaki Navarlaz Rodríguez

Fotografía de Pexels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s